Archivo

Resumen del acuerdo nuclear entre Irán y potencias mundiales

06 febrero 2014 6:52 Última actualización 24 noviembre 2013 10:48

 ["Lo que se logró anoche en ginebra no es un acuerdo histórico, es un error histórico", dijo el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. / Reuters]  


Reuters

Ginebra.- Irán y seis potencias mundiales alcanzaron el domingo un importante acuerdo para limitar el programa nuclear de Teherán a cambio de un alivio inicial de las sanciones que pesan sobre la República Islámica, en el primer paso de un acercamiento que podría reducir el riesgo de una guerra en Oriente Medio.

Elaborado para aliviar una larga disputa, el pacto interino entre Irán y Estados Unidos, Francia, Alemania, Gran Bretaña, China y Rusia consiguió el apoyo decisivo del líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que el pacto alcanzado tras negociaciones maratónicas, tortuosas y políticamente cargadas eliminaba el potencial camino de Teherán hacia la obtención de un arma nuclear.

Sin embargo, Israel, el archienemigo de la República Islámica, denunció el acuerdo como un "error histórico".

El acuerdo, que frena el trabajo nuclear más delicado de Irán, su enriquecimiento de uranio a alto nivel, fue concebido como un plan de varios pasos para ir construyendo confianza entre las partes para reducir décadas de tensión y crear un Oriente Medio más estable y seguro.

De hecho, Estados Unidos sostuvo conversaciones directas por separado, y previamente no reveladas, con Irán en meses recientes para alentar a diplomáticos hacia un acuerdo nuclear, afirmó un alto funcionario estadounidense.

Washington y Teherán no han tenido relaciones diplomáticas y han estado sumidos en hostilidades desde la Revolución Islámica iraní de 1979. De modo que un acercamiento entre ambos países -a lo que se oponen los aliados israelíes y saudíes de Washington- podría redibujar la geopolítica de Oriente Medio.

La jefa de política exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton, que ha coordinado los contactos diplomáticos de las potencias con Irán, dijo que el acuerdo crea tiempo y espacio para negociaciones posteriores sobre una solución amplia a la disputa.

"Esto es sólo un primer paso", dijo el ministro iraní de Relaciones Exteriores y negociador jefe, Mohammad Javad Zarif. "Tenemos que empezar a movernos en la dirección de recuperar la confianza", agregó.

CRITICAS DE ISRAEL

Muchos iraníes, agobiados por las sanciones internacionales, se mostraron felices con el acuerdo y la posibilidad de una mejoría de la situación económica en el país.

La moneda iraní, el rial, diezmado este año debido a las sanciones, subió más de un 3 por ciento el domingo tras la noticia del acuerdo.

Obama dijo que si Irán no cumple con sus compromisos durante el periodo de seis meses que abarca el acuerdo provisional, Washington acabará con el alivio de las sanciones y "aumentará la presión".

"Hay limitaciones sustanciales que ayudarán a impedir que Irán construya un arma nuclear", declaró Obama tarde por la noche en la Casa Blanca tras el sello del acuerdo. "En palabras simples, cortaron los caminos más probables de Irán para conseguir una bomba", agregó.

Sin embargo, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, condenó el acuerdo debido a que deja intacta la infraestructura de su archienemigo para producir combustible nuclear.

"Lo que se logró anoche en ginebra no es un acuerdo histórico, es un error histórico", sostuvo.

"Hoy el mundo se ha convertido en un lugar mucho más peligroso porque el régimen más peligroso del mundo ha dado un paso significativo de cara a obtener el arma más peligrosa del mundo", dijo Netanyahu en comentarios públicos a su gabinete.

Netanyahu reiteró una amenaza israelí de posible acción militar contra Irán, pese a que un miembro de su gabinete de seguridad admitió que el acuerdo provisional limita esa opción.

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, intentó tranquilizar a Israel el domingo y dijo que el potencial de Irán para crear bombas fue restringido y que su programa atómico será más transparente.

"Creo que Israel de hecho estará más seguro, siempre y cuando nos cercioremos de que estas (...) sanciones no sean levantadas de un modo que reduzcan la presión sobre Irán", comentó Kerry a CNN.

TERMINOS DEL ACUERDO

Algunos analistas apuntaron al riesgo de que actores de línea dura en Irán y en el Congreso de Estados Unidos puedan socavar el avance logrado.

Sin embargo, los representantes de las potencias se mostraron aliviados y encantados después de que Ashton leyera un comunicado ante la prensa en plena noche en la sede de la ONU en Ginebra.

Occidente sospecha desde hace tiempo que Irán ha tratado de obtener en secreto la capacidad de construir bombas atómicas. La república islámica, un importante productor de petróleo, lo niega y dice que su programa nuclear es una búsqueda pacífica de una fuente alternativa de electricidad para una población en rápido crecimiento.

El acuerdo neutralizaría las reservas iraníes de uranio enriquecido a una concentración de una pureza fisil de un 20 por ciento, que está cerca de lo necesario para un arma atómica, y pide inspecciones más frecuentes y extensas de los inspectores de la ONU, afirmaron funcionarios estadounidenses.

Un documento estadounidense sostiene que Irán también se comprometió a suspender el enriquecimiento por encima de una concentración del cinco por ciento, el nivel adecuado para hacer funcionar una central energética nuclear, que es el objetivo declarado de Teherán.

A cambio, Irán podría tener acceso a 1,500 millones de dólares en ingresos del comercio en oro y otros metales preciosos y la suspensión de algunas sanciones en el sector automovilístico, así como la recuperación de sus exportaciones de petroquímicos.

Pero el acuerdo, aunque congelará planes de Estados Unidos para aplicar mayores recortes a las exportaciones de crudo iraní, no permitirá que entre petróleo adicional iraní al mercado ni permitirá la entrada de inversores occidentales en energía al país, afirmaron funcionarios estadounidenses.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, calificó el resultado como una victoria para todos y dijo que las partes deben buscar una solución a largo plazo que garantice el derecho de Irán a tener un programa de energía nuclear pacífico y seguridad en toda la región, incluyendo a Israel.

En tanto, el líder supremo iraní, el ayatolá Ali Khamenei, dijo que "esto puede ser la base de más acciones inteligentes".

"Sin duda, la gracia de Dios y las oraciones de la nación iraní fueron un factor en este éxito", sostuvo Khamenei en una carta al presidente Hassan Rouhani publicada por la agencia estatal de noticias IRNA.