Archivo

Reprobados en lectura, ciencias y matemáticas

06 febrero 2014 7:28 Última actualización 03 diciembre 2013 5:25

[PISA 2012 revela que nuestro país vuelve a fracasar en estas asignaturas / Cuartoscuro]


 
 
Rosalía Servín Magaña
 
México retrocedió una vez más en calidad educativa y se encuentra cada vez más lejos de las naciones mejor ubicadas en lectura, matemáticas y ciencias.
 
De acuerdo con los resultados del Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA 2012), en lectura nuestro país se ubicó en el lugar 52 de 65 naciones, cuando en el anterior ejercicio (2009) se encontraba colocado en el peldaño 49. En ese mismo lapso pasó del lugar 51 (2009) al 53 (2012) en matemáticas, y del 51 al 55 en ciencias, en todos los casos de un total de 65 naciones.
 
A este paso, según el programa, le tomará 25 años alcanzar los niveles matemáticos que actualmente tienen en promedio los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), y 65 años en igualar el de competencias lectoras. En esta prueba participan jóvenes de 15 y 16 años de edad de 65 países.
 
El reporte dado a conocer ayer, y que se realiza cada tres años enfocándose en un área específica --en esta ocasión las matemáticas--, señala que el 55 por ciento de los alumnos mexicanos no alcanza el nivel de competencias básicas en esta materia.
 
El alumno promedio en México obtuvo 413 puntos en matemáticas cuando el promedio de la OCDE es de 494, y China (Shangai) tiene el puntaje más alto con 613 puntos.
 
Por entidades la situación es aún más crítica, pues si bien hay estados como Aguascalientes, Nuevo León, Jalisco y Querétaro que rebasan el promedio mexicano, también hay lugares como Guerrero, Chiapas, Tabasco y Veracruz que se ubican en los 200 puntos.
 
Y aunque en general hubo un ligero avance respecto a 2003, al pasar de 385 a 413 puntos, lo cierto es que este ritmo de crecimiento, México alcanzaría el promedio actual de la OCDE en matemáticas hasta dentro de 25 años, esto siempre y cuando el resto de los países se mantuviera sin avances, algo que no sucederá.
 

Dos años de escolaridad menos
 
Pero a pesar del incremento mostrado en los últimos 10 años, si se comparan los resultados 2009, el puntaje muestra un retroceso de seis puntos, toda vez que ese año el promedio general alcanzado por los estudiantes en matemáticas fue de 419 puntos.
 
No obstante que la prueba 2012 concentró su atención en las matemáticas, también se midieron competencias lectoras y ciencias.
 
Los resultados 2012 señalan que el 41 por ciento de los alumnos mexicanos de 15 años no logró el nivel básico de competencias en lectura, pues el promedio del mexicano fue de 424 puntos (un punto por abajo del alcanzado en 2009, cuando el puntaje llegó a 425), en tanto que el de la OCDE fue de 496. Esto llevaría a que el país alcance el promedio de los países miembros en 65 años.
 
Para el caso de ciencias, la situación no es muy distinta, pues el 47 por ciento de los alumnos se ubicó en niveles por debajo del dos, donde están a quienes se considera que no tienen las competencias suficientes para desarrollar con éxito las actividades que exige la sociedad del conocimiento.
 
En esta ocasión México alcanzó un promedio por alumno de 415 puntos en ciencia, (uno menos que en 2009, cuando fue de 416), mientras que el puntaje promedio de la OCDE es de 501.
 
El análisis advierte que estas diferencias mostradas por México en las tres materias, respecto al promedio de los países miembros, equivale a tener dos años de escolaridad menos que el resto.
 
Para Gabriela Ramos, directora del gabinete de la OCDE, el gran desafío para México es acelerar significativamente los ritmos de mejoramiento experimentados en los resultados educativos, ya que aún no son suficientes para acercarlo al promedio de la OCDE, algo en lo que espera se pueda avanzar con las reformas recién implementadas.
 
Al recibir los resultados, el secretario de Educación, Emilio Chuayffet, admitió que ya se sabía que se estaba mal, tan es así que el presidente Enrique Peña propuso la calidad educativa como parte de sus ejes rectores.
 
“No me pongo metas, sólo mejorar la calidad y acrecentar la cobertura educativa”, admitió al referirse a la meta propuesta por el gobierno anterior de alcanzar los 435 puntos en PISA, lo cual no se cumplió.
 
“Falta mucho por hacer, entre ello que la ley no se quede en letra muerta y se vuelva realidad”, concluyó el funcionario federal.