Archivo

Remuneraciones en el campo, las más bajas: 950 pesos al mes

10 febrero 2014 4:15 Última actualización 23 octubre 2013 5:2

[Los campesinos no reciben ni mil pesos al mes por su trabajo. / Cuartoscuro] 


 
Tlaloc Puga Mercado
 
 

La disparidad de ingresos es cada vez más evidente en México. Tan sólo el año pasado, las remuneraciones promedio de un mexicano que laboró en corporativos fue de 58 mil 518 pesos mensuales, mientras que quien trabajó en la agricultura obtuvo sólo 950 pesos, esto sin descontar inflación.
 

De acuerdo con los resultados de las cuentas de bienes y servicios dados a conocer ayer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 2012 las retribuciones promedio en la economía alcanzaron 107 mil 219 pesos por persona, equivalente a 8 mil 935 pesos mensuales.
 

Además de los corporativos, los sectores que destacaron por registrar las remuneraciones más altas fueron los servicios financieros y de seguros, la información en medios masivos, y la minería.
 

En contraste, los menores sueldos y salarios se registraron en los sectores de agricultura, cría y explotación de animales, aprovechamiento forestal, pesca y caza, con sólo 950 pesos recibidos cada mes por su trabajo. Después se encuentran las percepciones en servicios que no incluyen actividades gubernamentales, servicios de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas, y por último el comercio.
 

La situación es más grave debido a que durante 2012 la mayor cantidad de puestos de trabajo ocupados remunerados se dio en la agricultura, con el 17.6 por ciento de un total de 39 millones 170 mil 956 personas.
 

Así, alrededor de 6 millones 894 mil 88 mexicanos no reciben ni mil pesos por su trabajo en el campo.
 

Después de la agricultura, la construcción abarcó 15.3 por ciento, seguido del comercio con 14 por ciento y las industrias manufactureras con 10.3 por ciento.
 
 
 
¿En qué gastan los mexicanos?
 
 
El año pasado, el consumo de los hogares y de las instituciones privadas sin fines de lucro totalizó 10 billones 574 mil 270 millones de pesos corrientes, gasto que fue distribuido principalmente para la adquisición de alimentos y bebidas no alcohólicas con 23.4 por ciento del total, seguido de vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles con 20.4 por ciento, así como el transporte con 19 por ciento.
 

Del ingreso nacional disponible, que es el que se genera en la economía para fines de consumo final y ahorro, que fue de 13 billones 784 mil 721 millones de pesos en 2012, el 89.5 por ciento se destinó al consumo final y 10.5 por ciento al ahorro neto.