Archivo

Refuerzan la seguridad en torno a las embajadas en Yemen

07 febrero 2014 5:53 Última actualización 04 agosto 2013 9:52

[Reuters] 


Reuters

Saná.- Varios soldados bloqueaban las calles junto a las embajadas occidentales en Saná, después de una advertencia de Estados Unidos de un posible ataque miliciano en Oriente Próximo desembocara en el cierre de muchas sedes diplomáticas en Yemen y misiones de EEUU en otros estados árabes.

La seguridad en Yemen, donde se ubica una de las ramas más activas de Al Qaeda, es una preocupación mundial ya que el empobrecido estado de la península arábiga comparte una extensa frontera con Arabia Saudí, un aliado de EEUU y principal exportador de petróleo en todo el mundo.

Aunque Washington no ha develado el origen de la amenaza, la alerta norteamericana se produjo tras una nueva advertencia del líder de Al Qaeda Ayman al-Zawahri para vengarse de los ataques con drones contra sus combatientes y los milicianos encarcelados en Guantánamo.

Un día después de la advertencia de EEUU, la agencia de policía internacional Interpol pidió a sus miembros que incrementaran su vigilancia contra ataques tras una serie de fugas carcelarias en Irak, Libia y Pakistán en los que se sospecha que existe implicación de Al Qaeda.

En distritos orientales de Saná, soldados yemeníes cerraron calles alrededor de las embajadas de EEUU y Reino Unido, según testigos, y sólo dejaban pasar a residentes después de rigurosos registros, mientras que había tropas con rifles automáticos custodiando la sede diplomática francesa.

"Hay un alto nivel de coordinación con el lado americano, y estas medidas se han adoptado debido a temores de ataques por parte de Al Qaeda", dijo un responsable de seguridad yemení a Reuters.

La embajada francesa estaba cerrada el domingo, igual que las de Reino Unido y Alemania, que anunciaron la medida después de que Estados Unidos dijera que cerraba más de un decena de misiones diplomáticas en Oriente Próximo y África.

La seguridad también se reforzó alrededor del palacio presidencial en Saná, además de en la embajada saudí en el centro de la capital yemení, provocando atascos.