Archivo

Reformas para fortalecer el sistema financiero

12 febrero 2014 4:39 Última actualización 01 junio 2013 9:16

 [Cuartoscuro] INFORME ESPECIAL: Los primeros 6 meses de gobierno de Enrique Peña Nieto. 


 
Jeanette Leyva Reus
 
En los primeros seis meses de la administración de Enrique Peña Nieto, el sector financiero mexicano ha estado en el centro de atención por la serie de reformas y reglas que se han puesto en marcha.
 
La más importante es la iniciativa de reforma financiera, que consta de 13 decretos que modifican 34 distintas leyes, las cuales van desde la protección al usuario de servicios financieros hasta la terminación del andamiaje legal de protección al público ahorrador y a los acreedores de las instituciones de crédito con un esquema de quiebras bancarias.
 
También en este paquete se proponen cambios al régimen de garantías, petición hecha por la Asociación de Bancos de México (ABM), así como la creación de tribunales especializados para la atención de temas mercantiles.
 
Esta reforma no sólo se enfoca en el sector bancario, sino también propone cambios en el mercado de valores y en el sector de ahorro y crédito popular; además, plantea una vigilancia más estricta para las sociedades financieras de objeto múltiple (Sofom).
 
Sin embargo, en el arranque de este sexenio también se le ha dado continuidad a reformas que venían diseñándose desde la administración anterior, como fue la entrada en vigor, el primer día de 2013, de Basilea III.
 
También se impulsó la aprobación de la nueva Ley de Instituciones de Seguros y Fianzas, que permite a este sector cumplir de forma anticipada con la regulación internacional conocida como Solvencia II.
 
En estos cambios regulatorios, que buscan dar solidez y fortaleza al sistema financiero mexicano, se encuentra también la nueva ley para establecer candados en el endeudamiento de estados y municipios.
 
Etapa promisoria
 
En opinión de Alberto Gómez, presidente ejecutivo de la ABM, el inicio de esta administración coincidió con una etapa muy promisoria para México.
 
"Para la ABM, es muy clara la vocación transformadora y el objetivo modernizador de México, del gobierno del presidente Peña Nieto. Hay un espíritu de cooperación por parte de las principales fuerzas políticas, que es igualmente encomiable y que, en términos generales, también ha estado presente en este arranque de la administración."
 
El Pacto por México, consideró, ha llamado la atención de analistas e inversionistas tanto nacionales como internacionales, y las reformas estructurales que habían quedado en el tintero por varios años son ya una posibilidad real, concreta y de corto plazo.
 
Por ello, aseguró, en el arranque de esta administración son muchos los aciertos. En lo financiero, el gobierno ha tenido la sensibilidad de reconocer el gran momento por el que atraviesa el sector; su solidez, capitalización y dinamismo.
 
Esto, resumió Gómez Alcalá, sin dejar de señalar los retos y las asignaturas pendientes. La banca es hoy parte de la solución para fomentar el crecimiento económico del país, dijo.
 
La ABM, más que "esperar" algo en los siguientes meses, coadyuvará para preservar esta condición de fortaleza, con una clara estrategia en el mediano plazo de crecimiento del crédito, particularmente en segmentos de la economía donde hay más rezagos, indicó.
 
Información proporcionada por El Financiero Diario.