Archivo

Reforma migratoria de EU puede derrumbar remesas

10 febrero 2014 5:15 Última actualización 03 julio 2013 4:22

[Cuartoscuro]


 
 
Roxana González García
 

Lejos de los beneficios que México espera con la posible reforma migratoria en Estados Unidos, el gobierno federal debería prepararse a enfrentar un regreso masivo de connacionales, así como un mayor desplome de las remesas, advirtieron especialistas consultados por El Financiero.
 

Lorena Rodríguez Álvarez, asistente del Programa de Asuntos Migratorios de la Universidad Iberoamericana, consideró una 'necesidad urgente' que México planee dinámicas de reinserción para los indocumentados que incumplirán los requisitos de la reforma y que tendrán que regresar al país.
 
“El gobierno de México se está viendo un poco corto de visión y pareciera que no se da cuenta de que la reforma, tal como la aprobó el Senado de EU, traerá grandes consecuencias como un retorno masivo de personas después de que se les niegue la ciudadanía, así como un desplome en el envío de remesas, que de por sí han venido a la baja en el último año”, dijo.



Rodríguez Álvarez, quien participó en el cabildeo de grupos de apoyo a migrantes para la aprobación de la iniciativa de ley, destacó que en ningún caso el proyecto frenará la inmigración latinoamericana y, como ha sucedido antes, sólo castigará aún más a los indocumentados.
 
Sin duda --agregó-- la incertidumbre es la característica principal de esta reforma, ya que ni siquiera nos han dicho qué va a pasar con los migrantes que rechacen, lo que es preocupante, pues estarán perfectamente ubicados para su deportación.
 

Tampoco sabemos, expuso, qué ocurrirá con los hijos de padres no elegibles para la regularización; “¿los van a separar? ¿les otorgarán la ciudadanía en automático? ¿seguirán como hasta ahora?”, cuestionó.

Luego de que el Senado sacó adelante la semana pasada un plan integral, el debate se enfoca en la Cámara de Representantes, donde la mayoría republicana podría verse afectada en sus elecciones primarias si parece demasiado indulgente, explicó por su parte Andrew Selee, vicepresidente de programas y consejero principal del Instituto México del Centro Woodrow Wilson en Washington. “Los republicanos están conscientes de las implicaciones para el futuro de su partido si no superamos el tema, pero tampoco cederán mucho, ya que no pueden perder su imagen dura que les ayudará en los comicios intermedios de 2014”, comentó Selee.