Archivo

Reforma hacendaria, 'un riesgo' para la productividad del país: Coparmex

07 febrero 2014 3:43 Última actualización 01 octubre 2013 13:46

[La Coparmex insiste en una reforma que fomente la formalidad laboral / Cuartoscuro] 


 
 
Notimex
 
 
La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) pidió al gobierno, una vez más, modificar la reforma hacendaria que propuso Enrique Peña Nieto, pues asegura que dicha iniciativa 'es un riesgo y un freno a la actividad productiva del país'. 
 
En el marco de la discusión de la reforma hacendaria, el presidente de la Coparmex, Juan Pablo Castañón, invitó a que se imponga la cordura y la sensatez para entender que la economía necesita el fomento al empleo formal.


 
El organismo dirigido por Juan Pablo Castañón aseguró que al apoyar la inclusión de todos los mexicanos a la formalidad, se logran "generar círculos virtuosos que nos beneficien año con año y generación tras generación".
 

Lamentó que en el contexto económico actual el gobierno haya decidido promover una reforma hacendaria "recaudatoria y con altos costos para la productividad", misma que "pone en riesgo la estabilidad de las finanzas al promover un déficit fiscal que en algunos años todos tendremos que terminar pagando".
 

Esa reforma, aseveró, debilita a los que integran la economía formal, justo en el momento en que mayor consideración se necesita con los sectores productivos.
 

El líder de la Coparmex sostuvo que los empresarios están dispuestos y comprometidos a contribuir con la hacienda pública, siempre y cuando estén claros el sentido social de los impuestos y el compromiso de los gobiernos para gastar menos y mejor.


En su opinión, en la actual reforma hacendaria "no encontramos esos principios y, al contrario, vemos con preocupación que los nuevos impuestos están enfocados a financiar programas riesgosos con objetivos y alcances poco claros".


Pone como ejemplo el de la Pensión Universal, que según estimaciones puede llegar a costar casi todo lo que actualmente recauda el gobierno, es decir, casi 10 por ciento del PIB, "una cifra escalofriante", pues no hay recursos fiscales que puedan soportarlo.