Archivo

Reforma hacendaria no contempla a ambulantes

07 febrero 2014 3:48 Última actualización 07 octubre 2013 5:2

[Especialistas comentan que más bien está dirigida a los trabajadores informales que laboran en un establecimiento fijo / El Financiero]


 
Zenyazen Flores
 
 
La reforma hacendaria no contiene incentivos fiscales atractivos para formalizar a las personas que trabajan en el comercio ambulante en sus diferentes caras, es decir, quienes laboran en un tianguis, en un puesto afuera de su casa o quienes son vendedores y hacen del transporte o la vía pública su lugar de trabajo.
 
 
Especialistas consultados por EL FINANCIERO coinciden en que la reforma más bien está dirigida a los trabajadores informales que laboran en un establecimiento fijo, toda vez que es “más sencillo” formalizar a éstos con su contabilidad, la afiliación al Seguro Social e integración al nuevo régimen de incorporación.
 
 
Pedro Higuera, experto de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), señala que pese a que la reforma plantea un régimen de incorporación gradual para los pequeños contribuyentes durante 6 años, después de ese tiempo se pasará a un régimen general que podría resultar complejo para el tipo de unidad económica que es un trabajador ambulante.
 
 
“Debe haber un esquema diferenciado, no se puede tratar de igual manera a todos los contribuyentes que cumplan con las mismas disposiciones con la misma complejidad que cumple una empresa de mediana capacidad administrativa”, indica el presidente de la Comisión de Asuntos Tributarios de la Coparmex.
 
 
“Pasar al régimen general significaría un cambio brusco, no digo que a todos, pero para algunos eso no resultaría atractivo; por eso, para que la reforma alcance a ese sector informal tendría que acompañarse de medidas desde los estados y municipios, y entonces sí transformar ese sector”, expuso.
 
 
En tanto, Flavia Rodríguez, subdirectora General Técnica de aregional.com, menciona que la falta de obligatoriedad para que los informales se incorporen al nuevo régimen es uno de los principales obstáculos para ampliar la base de contribuyentes vía los trabajadores ambulantes.
 
 
Datos de aregional indican que en el país una quinta parte de los alrededor de 43 millones de personas que conforman la población ocupada es ambulante, es decir, que no tiene lugar fijo de trabajo, carecen de contabilidad y no se puede identificar el tamaño de la unidad económica.
 
 
Actualmente un comerciante ambulante del Distrito Federal paga alrededor de 7 pesos diarios de cuota a la delegación para poder instalar de manera “formal” un puesto semifijo en la vía pública, tianguis o en alrededores de mercados, según suscribe el Código Fiscal del Distrito Federal.
 
 
El problema de esas cuotas diarias es que en ocasiones no llegan a las autoridades y representan un negocio para organizaciones de ambulantes, apunta Raymundo Tenorio, director de la carrera de Economía de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey, Campus Santa Fe.
 
 
Considera que las cuotas que pagan los ambulantes a esas organizaciones podrían destinarlas al Seguro Social como parte de su aportación al Salario Base de Cotización y recibir los beneficios de la seguridad social.
 
 
Un sondeo realizado a trabajadores ambulantes de la zona centro de la capital del país, en la que alrededor de 19.8 por ciento de la población ocupada trabaja en el ambulantaje, indica que en promedio pagan una cuota que va de 70 a 100 pesos diarios a diversas organizaciones de ambulantes.