Archivo

Refinería en Tula, con más costo que beneficio

06 febrero 2014 7:13 Última actualización 05 noviembre 2013 5:4

[Su anulación es acorde con el escenario actual de Pemex, dicen los expertos / Bloomberg]


 
Axel Sánchez
 

La construcción de una refinería en Tula, Hidalgo, tiene más costo que beneficios para Pemex debido a que el mercado internacional ofrece mejores precios de gasolina y el gasto en su edificación generaría muchas deudas a la compañía, dijeron especialistas.
 
Mario Gabriel Budebo, consejero profesional de Pemex Gas y Petroquímica Básica, explicó que cuando se realizó el primer plan de este proyecto se demostró cierta rentabilidad en logística y utilidad, “pero son variables que cambian en dos o tres años, por lo que ahora puede ya no ser redituable”.
 
La refinería de Tula nació como uno de los proyectos de inversión más ambiciosos del gobierno de Felipe Calderón, que en el 70 Aniversario de la Expropiación Petrolera, el 18 de marzo de 2008, dijo que el complejo sería parte de un plan para enfrentar la crisis mundial y anuncio un presupuesto inicial de 12 mil millones de dólares.
 
Gilberto Alfaro, experto en el sector de energía de KPMG, comentó que es más importante mejorar la infraestructura actual con la que cuenta Pemex.
 
Por su parte, Miriam Grunstein, investigadora del Centro de Investigación y Docencia Económicas, refirió que su edificación fue una decisión política más que económica, debido a que sólo contaba con el voto de algunas empresas.
 
Ole Hansen, analista de Saxo Bank, expuso que en últimas fechas un incremento en la producción de las refinerías en Estados Unidos ha generado un equilibrio saludable en la oferta y la demanda, ofreciendo mejores precios en el mercado internacional.
 
Montserrat Ramiro, directora de proyectos de Energía del Instituto Mexicano de Competitividad, agregó que la cancelación de este proyecto es una buena noticia para el país debido a que era un gasto político sin gran beneficio.
 
México importa 50 por ciento de su consumo diario de gasolina, que asciende a 2.6 millones de barriles.