Archivo

Recuperan padres de familia escuelas tomadas por maestros en Oaxaca

06 febrero 2014 7:1 Última actualización 29 noviembre 2013 12:0

  [Ayer se registraron enfrentamientos entre la sección 22 y padres de familia,/Cuartoscuro] 


 
Notimex

OAXACA.- Padres de familia iniciaron esta mañana, la recuperación de los tres centros educativos de nivel básico, tomados la víspera por la Sección 22 del SNTE en el municipio de San Jacinto Amilpas.

Cerca de las 9:00 horas, un centenar de padres y madres de familia se acercaron a las instalaciones de la secundaria, que se encontraban resguardadas por 30 policías.

Tras solicitarles que se retiraran, los uniformados les dejaron el paso a los padres de familia, quienes tomaron posesión nuevamente de las instalaciones de ese plantel.

De acuerdo con los padres, su intención no es enfrentarse con dichos profesores, pero se niegan a permitirles su regreso a las aulas, por lo que las clases fueron suspendidas hoy.

Asimismo, aseguraron que de suscitarse una nueva incursión de los mentores de la educación, no opondrán resistencia, pero no llevarán a sus hijos a la escuela.

A fin de dar certeza a las acciones de recuperación que realizan, los padres y madres, encabezados por la presidenta del Comité de Padres de Familia de la escuela Hermanos Flores Magón, Esther Guzmán Santiago, aguardan la presencia de un notario público que dé fe del acto.

La víspera, fueron tomadas las instalaciones de la escuela primaria, una de preescolar y una secundaria por profesores de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

El gobierno del estado señaló, en un comunicado, que interviene para que la Sección 22 entregue los tres planteles escolares en disputa al IEEPO, que se hará cargo de su resguardo y operación académica.

Con relación a la toma de las escuelas primaria "Hermanos Flores Magón", Secundaria Técnica número 80, así como del jardín de niños "Donají", ubicadas en la colonia Los Ángeles, del municipio de San Jacinto Amilpas, el gobierno manifestó "su enérgica desaprobación a los actos de confrontación y violencia protagonizados por las secciones 22 y 59 del SNTE".

Consideró estos los hechos "afectan el derecho de la niñez oaxaqueña a la educación, la imagen de Oaxaca frente a la nación y provocan la degradación de la función del magisterio en su obligación de servir a la sociedad".