Archivo

Rafael Nadal, todo un emporio

06 febrero 2014 6:50 Última actualización 04 noviembre 2013 5:45

[El tenista mallorquín regresa después de una lesión para apropiarse de la punta del ranking ATP y reactivar el valor de su marca / Reuters] 


 

Ma. del Refugio Melchor S. / Alejandro Álvarez Zenith
 

Cuando el tenista español Rafael Nadal conquistó su octavo título del Abierto de Francia, derrotando a su compatriota David Ferrer por 6-3, 6-2 y 6-3 el 9 de junio, sus patrocinadores soltaron un suspiro de alivio. El campeón estaba de regreso y su inversión garantizada.
 

El increíble retorno del zurdo de oro, quien estuvo fuera de circulación siete meses por una operación de rodilla, lo inició en el continente americano con sus triunfos en Sao Paulo y Acapulco. Sus triunfos en los Abiertos de Francia y Estados Unidos lo catapultaron otra vez al número uno del mundo.
 
Defenderá su lugar de honor en el Torneo de Maestros, justa que reúne a las ocho mejores raquetas del planeta, soportado por diez finales conquistadas en América y Europa. Mientras sigue su racha de triunfos, Rafael Nadal también incrementa su cuenta bancaria.
 
Ubicado en el lugar 16 de los deportistas más ricos del mundo, con una ganancia de 22 millones de euros anuales por concepto de patrocinios, según la revista Forbes, Nadal logró reactivar el valor de su marca por su desempeño en las canchas y su habilidad de reinvertir sus ganancias.
 
Patrocinado por la empresa automovilística Kia, la marca deportiva Nike, raquetas Babolat, Ron Bacardí, la compañía de seguros Mapfre y los relojes Richard Mille, Nadal todavía espera firmar nuevos contratos en la medida en que consigue más trofeos.
 
Antes que un extraordinario tenista y un excelente empresario, Rafa Nadal es un hombre de familia. Encabeza un grupo de negocios, gestionado por su padre Sebastián Nadal, que mueve su capital en inversiones tan variadas como un equipo de futbol (RCD Mallorca), el sector inmobiliario (vivienda, hoteles y restaurantes), domiciliadas en San Sebastián, según datos proporcionados por Bloomberg.
 
A sus 27 años, el zurdo español domina el mundo del tenis y su figura crece en valor cada día. De acuerdo a Antonio Martín, director del Master en Gestión Deportiva del IE Business School, lo que engrandece a Nadal tiene más relación con la imagen que transmite y los valores que proyecta.
 
“Tras un año pasado muy difícil y duro, ha vuelto. Ha superado una lesión seria, con la precaución que no había mostrado hasta ahora… Siempre se ha mostrado muy equilibrado, humilde y respetuoso con los rivales. Y, para un anunciante o un potencial patrocinador, tienen más valor estos atributos que el hecho que la audiencia final. El patrocinador lo que busca es que Rafa transmita los valores de su marca y el público los reconozca en el deportista”, señaló Antonio Martín.
 
El reto

Intratable desde que retornó a las canchas, Rafa Nadal enfrenta otro duro reto, soportar la presión del serbio Novak Djokovic para finalizar el 2013 como el mejor tenista del mundo. El español domina la clasificación mundial con 11670 puntos, 550 más de los que posee Nole (11120).
 
De tal forma, Rafael está en posibilidad de igualar una marca personal con 11 títulos de singles si logra ganar por primera ocasión el Torneo de Maestros en su cuarta oportunidad, pues en la única final que disputó fue vencido por Roger Federer por 3-6, 6-3, 6-1 en noviembre de 2010.
 
Ganador de la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, Nadal no pudo refrendar su título en Londres 2012 a causa de un dolor agudo en el tendón rotuliano de la pierna izquierda, que requería de una recuperación no menor a un mes y que se extendió por más de 200 días.
 
Se especuló mucho sobre las consecuencias de la lesión, pero Rafael, quien previo a una pobre actuación en Wimbledon donde fue eliminado en la primera ronda se levantó victorioso en siete torneos, seis de ellos sobre tierra y uno sobre superficie dura.
 
Retomó el paso en la gira norteamericana que involucró torneos importantes en Canadá y Estados Unidos, recuperando la supremacía mundial el 14 de octubre del presente año durante la gira asiática, en la que irónicamente no celebró ninguna coronación en su andar por Beijing y Shanghai.
 
Nadal y Djokovic mantendrán su rivalidad en el cierre de 2013, pero el español tiene en sus musculosos brazos y piernas la potencia para defender su reinado.