Archivo

¿Quién paga más por el dinero?

10 febrero 2014 4:34 Última actualización 24 septiembre 2013 5:12

[En el sistema de la banca comercial, existe un abanico de posibilidades de inversión / Arturo Monroy / El Financiero] 


 
 
Esteban Rojas H.
 
 
En el sistema de la banca comercial existe un abanico de posibilidades de inversión pero a veces son inaccesibles para la población en general y también para muchas pequeñas empresas, además de que presentan en varios casos rendimientos inferiores a la tasa de inflación.
 
 
De acuerdo con información compilada por el Banco de México, para acceder a una tasa máxima anualizada de 3.75 por ciento a un día, en un depósito a plazo, se necesitan montos que van desde 5 hasta 10 millones de pesos, lo que resulta prácticamente imposible de cubrir para la mayoría de las personas, quedando el campo abierto solamente para empresas de mayor tamaño, así como para los grandes interbancarios.
 
 
En contraste, para los montos inferiores que solicitan algunos bancos, que van de mil pesos en adelante, la tasa se reduce a 2.35 por ciento, muy por debajo de la inflación.
 
 
Los depósitos a plazos se pueden realizar desde uno hasta 728 días, ofreciendo réditos de acuerdo al horizonte de inversión y el monto de recursos disponibles.
 
 
La existencia de muchas instituciones bancarias y la variedad de los instrumentos propuestos, obligan a los ahorradores a tratar de encontrar mejores alternativas.
 
 
Por ejemplo, se pueden encontrar bancos con depósitos a plazo con un horizonte de 30 días y tasa de 5.54 por ciento anual, en montos a partir de 10 mil pesos.
 
 
En instrumentos como los tradicionales pagarés con rendimiento liquidable al vencimiento, las cosas no son tan diferentes.
 
 
Lo importante es saber buscar y encontrar la mejor alternativa y no irse con la primera que se presente.
 
 
En un pagaré a un plazo de un día se puede encontrar una tasa de 4.0 por ciento anual, con montos a partir de 5 millones de pesos.
 
 
Tanto los depósitos a plazo como los pagarés, ofrecen tasas fijas o variables vinculadas a la Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE).
 
 
La baja capacidad de ahorro de la población en general se ha complementado con la falta de creatividad de la banca para contar con una gama de posibilidades atractivas, lo que se convierte en un círculo vicioso difícil de romper, que impide aumentar los recursos disponibles para la inversión y al mismo tiempo, otorgar rendimientos atractivos a los ahorradores.
 
 
Para aquellas personas o empresas que no cuenten con los suficientes recursos para acceder a tasas de interés más competitivas, es conveniente recurrir a instrumentos como las sociedades de inversión, las cuales permiten contar con un portafolios diversificado.
 
 
Otra alternativa para las personas físicas es la de destinar mayores recursos para el ahorro voluntario en los fondos de pensiones, los cuales a la larga ofrecen un mejor rendimiento.
 
 
Finalmente, se encuentran disponibles mecanismos como el de Cetes directo, que posibilita invertir desde 100 pesos en instrumentos como los Cetes, bonos a tasa fija, Udibonos y Bondes, mismos que tienen tasas de interés atractivas, en algunos casos superiores a las que pagan los bancos.