Archivo

Querétaro: un aeropuerto que ya queda chico

10 febrero 2014 5:17 Última actualización 22 julio 2013 10:38

 [Cortesía] 




Francisco Flores Hernández
 

 
EL MARQUÉS, Qro.-- El edificio de la terminal de pasajeros del Aeropuerto Intercontinental de Querétaro (AIQ) está llegando al tope de su capacidad y por ello se realizan planes y estudios para construir uno nuevo.

El secretario de Desarrollo Sustentable (Sedesu), Marcelo López Sánchez, expuso que el plan es tener un edificio más grande, para mudar todas las salas de espera y los mostradores de las aerolíneas.

En conferencia de prensa, en la cual se dio a conocer el Programa de Inversiones del AIQ, López Sánchez informó que el año anterior 225,000 pasajeros hicieron uso de las instalaciones del aeropuerto y la proyección para 2013 es llegar a 275,000.

Diariamente hacen uso de las instalaciones de la terminal área entre 800 y 900 pasajeros, más todos los prestadores de servicio, además de que en el aeropuerto trabajan alrededor de 400 personas.

Mientras se construye el nuevo edificio, en la actual terminal de pasajeros se llevarán a cabo obras de ampliación y remodelación que significarán una inversión de 17 millones de pesos.

López Sánchez informó que "el proyecto del plan maestro (del aeropuerto inaugurado en diciembre de 2004) siempre fue (tener) una terminal temporal y el terreno para la terminal definitiva de pasajeros del aeropuerto es de casi 50,000 metros cuadrados".

Recordó que a principios del 2010 se inauguró una ampliación "y ahora estamos haciendo estas adecuaciones que nos permitirá ir funcionando bien".

Abundó que "ya hemos ido platicando con nuestro socio Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), para ver la posibilidad de hacer un proyecto arquitectónico en fases que nos permita detonar una terminal de pasajeros ya con todas las instalaciones para la accesibilidad de los pasajeros".

La actual administración, aclaró, ya no construirá el nuevo aeropuerto, "más bien queremos dejar el proyecto arquitectónico".

Refirió que la actual terminal ya casi está al 100% de su capacidad en cuánto a mostradores de aerolíneas "y hoy con las obras anunciadas, ya estamos liberando algunos espacios".

Aún no se ha calculado el monto de la inversión que se tendrá que aplicar para construir la nueva terminal de pasajeros del AIQ, "debido a que primero debemos de terminar el proyecto arquitectónico", explicó López Sánchez.

El proyecto que se desarrolla, añadió, prevé un aeropuerto "como los que se tienen en las principales ciudades del mundo, de 3 niveles".

El edificio en donde está la actual terminal se utilizará para las actividades administrativas y operativas de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), dijo el funcionario.
Además se continúa buscando que algún inversionista construya un hotel en la zona del AIQ; "podría instalarse en las 60 hectáreas de tierra que están enfrente, pero que forman parte del polígono el aeropuerto".

Por su parte, el director general del AIQ, Miguel Inzunza Luque, aclaró que el proyecto de la construcción de la nueva terminal no prevé construir una nueva pista o realizar una ampliación de la actual; "sólo se construirá el edificio para atender pasajeros".

Inzunza Luque dijo que el nuevo edificio de la terminal de pasajeros del aeropuerto tendrá que construirse con recursos públicos, provenientes de la Federación y de la administración estatal.

Destacó que el AIQ cuenta con una pista de concreto hidráulico, con un espesor de 42 centímetros. "Somos la segunda en el país con este tipo de materiales, pero nosotros tenemos la más moderna; la otra terminal que tiene este tipo de pista es el Aeropuerto de Acapulco".

En esta pista se pueden recibir hasta 45 aviones por hora, pero en la actualidad se llevan a cabo 60 operaciones por día, "lo que indica que tenemos muchísima más capacidad instalada", puntualizó Inzunza.

Añadió que si se juntaran todas las operaciones de los aviones que utilizan la pista del AIQ, "las haríamos en dos horas, lo que nos indica que tenemos mucha capacidad".
 
Información proporcionada por El Financiero Bajío.