Archivo

PS4 y Xbox One: Las consolas que ya no lo son

06 febrero 2014 6:54 Última actualización 01 diciembre 2013 5:1

   [Las máquinas se han convertido en un centro de entretenimiento./Bloomberg] 


 
© 2013 New York Times News Service

NUEVA YORK – La consola de videojuegos está muerta, y el cadáver hace tiempo que se enfrío. Sí, Sony y Microsoft están dando a conocer lo que todos describen como nuevas consolas de juego, pero el término no es el adecuado. El Sony PlayStation 4 y el Xbox One de Microsoft, ambos lanzados al mercado en noviembre, son consolas de juego al igual que el iPhone es un teléfono.

No ha habido una verdadera consola de juegos bajo la mayoría de los televisores durante casi una década, quizá más. Los envejecidos Xbox 360 y PlayStation 3, que están empezando a caer en la obsolescencia, hacen mucho más que reproducir juegos. También el Wii U de alta definición de Nintendo, que fue sacado al mercado hace un año.

Se podían ver juegos de la Liga Nacional de Futbol Americano y las Ligas Mayores de Beisbol en el PlayStation 3. Se podían ver ESPN y HBO Go en el Xbox 360. Se podía navegar por Internet, escuchar música, contactar a amigos y disfrutar un bufet de opciones de video en transferencia continua – YouTube, Amazon, Hulu, Vudu y más – en ambos. Incluso el Wii original reproducía a Netflix.

Las nuevas máquinas – especialmente el Xbox One – aceleran esta evolución de propósitos múltiples. Competirán con productos como Roku y Apple TV además del Wii U y la computadora personal. Sin embargo, las consolas enfrentan también a nuevos competidores. Ahora hay más lugares para jugar juegos que nunca antes: los dispositivos portátiles, las computadoras, los smartphones y las tabletas. Nuevos participantes como la consola independiente Ouya llegaron este año, y en 2014 se esperan las Valve’s Steam Machines, versiones para la sala de estar del dominante mercado de los juegos para las PC.

Con este entorno incierto en mente, probamos el PlayStation 4 y el Xbox One. Lo que sigue es un vistazo a lo que ofrecen.

PS4, elegante para un sólo uso

En un mundo de dispositivos de entretenimiento al estilo de una navaja suiza, Sony está promoviendo el PlayStation 4 como algo más cercano a un reloj suizo, diseñado de manera elegante para un solo uso. Desde el principio, cierto, su nueva consola incluirá 11 aplicaciones de entretenimiento – Amazon Instant Video, Redbox Instant, Netflix, Hulu y similares – y hay más por venir. Pero Sony ha promovido al nuevo PlayStation como una consola primordialmente de juegos, a un precio de 399 dólares, 100 dólares más barata que su rival.
 
Precio engañoso

La amplia diferencia de precio es engañosa. Se tiene que comprar una cámara de 60 dólares que permite el reconocimiento de voz y facial, o incluso para jugar los tres mini-juegos gratuitos que vienen incorporados como el Playroom, una demostración técnica de cómo los diseñadores de juegos pudieran usar las dos nuevas funciones en el controlador del PlayStation 4 – una almohadilla táctil y una barra de luz que puede cambiar de colores – para crear nuevas formas de jugar.

En un juego de demostración, un jugador puede deslizar la mano sobre la almohadilla táctil para hacer parecer en la pantalla como si un pequeño ejército de robots estuviera siendo movido rápidamente del controlador a la sala de estar. La cámara actúa como una especie de espejo, reflejando atrás una versión aumentada animada por robots de la sala real. Los robots regresaron con un gesto amistoso de la mano y se tropezaron cómicamente con el cordón de unos auriculares.

El controlador del PlayStation 4 es un mejoramiento importante sobre el del PlayStation 3, que tenía topes blandos en vez de gatillos en la parte posterior, haciéndolo inferior al controlador del Xbox 360 para los juegos de disparos.
 
Apuesta por redes sociales

Quizá el cambio más visible en el controlador del PlayStation 4 es la remoción de los botones de “inicio” y “seleccionar” que han estado con nosotros desde la introducción del Sistema de Entretenimiento Nintendo en los años 80, a favor de botones etiquetados como “opciones” y “compartir”. Si presiona compartir, puede subir una captura de pantalla de su juegada a Facebook o Twitter, o un video a Facebook. (El sistema está grabando perpetuamente los últimos 15 minutos de juego. Se puede publicar todo o editar rápidamente un fragmento.)

El botón compartir es parte de un giro hacia las consolas como redes sociales, una transformación que comenzó hace años con Xbox Live de Microsoft y su lista de amigos. Más que el Xbox One, el PlayStation 4 está notificando constantemente lo que sus amigos han estado haciendo con sus consolas. Y si os jugadores lo aprueban, el sistema usará sus nombres reales en vez de los apodos anónimos estilo Cuba que, quizá, alientan la cultura del hostigamiento y la intimidación que aflige a los juegos en línea. En un cambio notable, el PlayStation 4, siguiendo el modelo del Xbox, requiere una suscripción que compite con otras en Internet.

El día del lanzamiento, el PlayStation 4 destinado principalmente a juegos no tuvo un título exclusivo que cumpliera con el potencial de la consola como un escaparate para la excelencia y la experimentación en el medio, aun cuando “Knack” y “Killzone: Shadow Fall” demuestran las capacidades gráficas de la consola y “Resogun”, una recreación del disparador en máquinas de los 80 “Defender”, indica el apoyo de Sony por los diseñadores de juegos independientes. El resto de los 30 juegos programados para el sistema y que saldrán en enero estarán disponibles al menos en una plataforma rival, incluido el PlayStation 3.
 
PS4, casi invisible
 
El delgado PlayStation 4 y su diminuta cámara adicional se sienten invisibles en comparación. Lo que está dentro de la caja sigue siendo notable y potencialmente cambiará el paradigma de cómo usamos nuestros televisores.

Xbox One, el conducto para el entretenimiento

Como el PS4, el Xbox One reproduce juegos, películas en Blu-ray y programas de televisión, películas y música en transmisión continua o descargados. La parte “One” del nombre señala un intento por ser el conducto para todo el entretenimiento electrónico. Con ese fin, la nueva consola de Microsoft también puede servir como intermediario entre un decodificador de cable o cualquier otro dispositivo que tradicionalmente se conecte a un televisor a través de una conexión HDMI.

La propuesta de Microsoft es que prefiera ver la televisión por cable que se canalice a través de un Xbox One, porque, cuando se hace, puede hacer más con su señal televisiva. Puede usar los comandos de voz de Xbox One para cambiar canales o usar su función de “toma instantánea” para tareas múltiples. Por ejemplo, puede hacer que el programa que su decodificador esté emitiendo se reproduzca en un rincón de su pantalla mientras el resto del espacio reproduce un juego de video o una llamada de Skype o quizá una aplicación de acondicionamiento físico. Esta función de “toma instantánea” es el mejor truco del Xbox One.
 
La máquina te escucha
 

El Xbox One ofrece un control de voz sorprendentemente efectivo, y opcional, que es detectado por una nueva generación del sensor Kinect visual y de audio. El Kinect debe ser colocado por encima o por debajo de su televisor. Cuando el sensor está encendido, usted puede encender el Xbox ( y el televisor y el decodificador) diciendo “Xbox On”. Los comandos de voz también le permiten cambiar de canales, comprar películas, iniciar una llamada en Skype y captar momentos de 30 segundos de los juegos. Descubrimos que cuando el volumen del televisor interfiere, usted tiene que hablar fuerte para que el Kinect responda, pero, de otro modo, un tono conversacional captará la atención de la consola.

El enfoque de centro de medios de Microsoft es atractivo. Afortunadamente, al probar un versión casi final del software, la consola ofreció una experiencia sin contratiempos. Cambió de una alimentación de televisión por cable a un videojuego a Internet Explorer con poco retraso. Las llamadas de Skype tomaron más tiempo para conectarse, haciéndonos temer que el usuario pudiera renunciar después de tantos tonos de llamada.
 
Ejemplos visuales asombrosos

Una consola sólo es buena en la medida en que lo sean sus juegos, y en la medida en que el Xbox One sigue siendo básicamente una máquina de juegos, ahora enfrenta al menos cinco años de altas y bajas. El catálogo del primer día del sistema el cual hemos experimentado media hora aquí y media hora allá, tiene ejemplos visuales asombrosos como “Ryse” y “Forza MotorSport 5”, pero nada con el magnetismo de los juegos simples y exultantes de “Wii Sports” para el Wii 2006 o el profético disparador en primera persona de “Halo” introducido con el Xbox original en 2001.
 
Diseño de la era de piedra

Los juegos mejoran conforme un sistema envejece. Así que también lo hará el software de Microsoft, que comienza de manera lo suficientemente impresionante. La consola está un poco atrasada por su diseño industrial voluminoso: Es muy cuadrada y se parece a un reproductor de videos. Con su batería en forma de ladrillo y el Kinect, agrega tres pedazos de plástico y metal a una sala de estar.