Archivo

Prostitución infantil podría dispararse durante el Mundial

06 febrero 2014 6:54 Última actualización 07 diciembre 2013 5:0

 [El número de trabajadores sexuales menores de edad en Brasil se mantuvo en el 2012 en torno a medio millón. / Reuters]     


 
Reuters
 
FORTALEZA.- La Copa Mundial del 2014 será una oportunidad para que Brasil muestre su nueva estatura de potencia emergente con un mes de futbol y espectáculo.
 
Pero las autoridades brasileñas temen que el evento dispare también la prostitución infantil, a medida que más mujeres menores de edad sean reclutadas para satisfacer la demanda de fanáticos locales y extranjeros.
 
"Estamos preocupados por que la explotación sexual aumente en las ciudades sede y alrededor de ellas", dijo Joseleno Vieira dos Santos, coordinador de un programa contra la prostitución de menores en la Secretaría de Derechos Humanos de la presidencia de Brasil.
 
"Estamos tratando de coordinar esfuerzos lo más posible con los gobiernos de las ciudades para entender la magnitud del problema", añadió.
 
En Brasil, la prostitución infantil es impulsada principalmente por la demanda local. Según cifras de la Secretaría de Derechos Humanos, más de un 75 por ciento de los clientes provienen de los mismos estados o estados aledaños a los de sus víctimas.
 
En las grandes ciudades a lo largo de la costa atlántica hay turistas en busca de menores, un problema que según los expertos se agrava durante grandes eventos, como el carnaval o las fiestas de fin de año.
 
Y las autoridades brasileñas temen que lo mismo ocurra con el Mundial, a medida que trabajadores sexuales de todas las edades y proxenetas busquen aprovechar la oportunidad.
 
La Asociación de Prostitutas de Minas Gerais, uno de los mayores estados de Brasil, está incluso ofreciendo clases de inglés gratuitas en Belo Horizonte, otra de las ciudades sede.
 
"Seguro que va a haber mucha más gente circulando por esta área durante los juegos y la ciudad estará llena de turistas", dijo Giovana, un travesti de 19 años que trabaja en una esquina cerca del estadio Castelão de Fortaleza.
 
"Sé que habrá trabajo para todo el mundo: mujeres, niñas. Todo el mundo", añadió.
 
MUCHO DINERO EN JUEGO
El Mundial atraerá a unos 600 mil turistas extranjeros a Brasil, que gastarían unos 25 mil millones de reales (11 mil millones de dólares) en el país, según cálculos de la oficina de turismo Embratur.
 
El torneo podría inyectar hasta 113 mil millones de reales a la economía brasileña en el 2014, según lo que ha dicho la FIFA citando un estudio de Ernst & Young.
 
Cuando la pelota eche a rodar, Brasil habrá invertido unos 33 mil millones de reales en estadios, transporte y otras obras de infraestructura, financiados en gran medida por el banco estatal de desarrollo BNDES.
 
En contraste, poco parecería estar siendo invertido para combatir la explotación sexual de menores, según activistas.
 
Pese a más de una década de promesas gubernamentales de erradicar la prostitución infantil, el número de trabajadores sexuales menores de edad se mantuvo en el 2012 en torno a medio millón, según cifras del Foro Nacional de Prevención del Trabajo Infantil, una red de organizaciones no gubernamentales.
 
Eso representa un fuerte aumento respecto al 2001, cuando según Unicef 100 mil niños eran prostituidos en Brasil.
 
La Secretaria de Derechos Humanos ha asignado 8 millones de reales para montar proyectos contra la prostitución infantil en las sedes de la Copa, pero no todas disponen de programas para absorber los fondos, dijo Santos.
 
Su departamento está revisando el cuadro de prostitución infantil en algunos lugares claves de Brasil y decidirá qué acciones tomar. Pero cualquier programa estará apenas arañando la superficie del problema.
 
"Nos damos cuenta de que con estas acciones para la Copa Mundial estamos apenas tocando la punta del iceberg, pero esperamos desarrollar la capacidad de implementar programas duraderos en el futuro", dijo.
 
Más allá de la Secretaría de Derechos Humanos, nadie en el Gobierno parece capaz de ofrecer datos sobre el dinero destinado a combatir la prostitución infantil. Pero los activistas dicen que algunos programas fueron cerrados y aseguran que las autoridades no están haciendo lo suficiente para enfrentar el problema.
 
"Este tema no es realmente parte de la agenda del Gobierno y no vemos ninguna voluntad de combinar esfuerzos o de incrementar los recursos para enfrentar la explotación sexual de los niños", dijo Denise Cesario, gerente ejecutiva de la Fundação Abrinq, un asociado local de la ONG Save the Children International.