Archivo

Promedio del peso ganó 3.07% durante 2013

06 febrero 2014 6:56 Última actualización 26 diciembre 2013 5:2

 [La cotización para todo el año es de 12.7562 pesos, inferior a los 13.17 pesos en los que se ubicaba un año antes / Bloomberg]


 
 
 
Antonio Sandoval
 

El peso mexicano ha registrado un año de altibajos, pero su promedio ya se ubica por debajo del reportado un año antes; la moneda mexicana es una de las menos golpeadas hasta el momento como consecuencia de la modificación en la política monetaria del Banco Central de Estados Unidos.
 
Así, el peso reporta un promedio de 12.7652 dólares, precio que resulta 3.07 por ciento inferior al de un año antes, cuando se colocó en 13.1704 unidades, y acumula una depreciación de 1.30 por ciento con respecto al cierre del año pasado.
 
Contra lo que pudiera pensarse, en el sentido de que el viraje monetario en Estados Unidos provocaría una mayor volatilidad cambiaria en el presente año, las cifras indican que no fue así.
 
De acuerdo con datos del Banco Central mexicano, la moneda nacional reporta hasta el momento una variación de un peso con 45 centavos entre su tipo de cambio máximo y mínimo, registrados en el presente año.
 

El valor más alto para el dólar se reportó en septiembre, con una cotización de 13.4165 unidades, mientras que el punto más bajo para la divisa verde con respecto al peso se alcanzó en mayo con un precio de 11.9599.
 

Los momentos claves están muy bien definidos, la cotización más baja de la paridad cambiaria se registró justo un día antes de que la Fed anunciara la posibilidad de iniciar el retiro de los estímulos monetarios, mientras que las presiones sobre el peso se acentuaron cuando el gobierno de Estados Unidos cerró parcialmente ante la falta de acuerdos con el Congreso para dotarlo de un presupuesto.
 

Otro momento importante para el peso en el año que está por concluir, fue el inicio de la discusión sobre las reformas en el Congreso mexicano; en efecto, en septiembre se presentó la reforma hacendaria y desde ese momento se inició el camino de poco más de 100 días que determinaba la eventual aprobación de las otras reformas.
 
En este sentido, la moneda mexicana no ha reflejado todos los supuestos beneficios que traerían a la economía local dichas reformas, pero es esa la parte que en los próximos meses explorarán los inversionistas; de esta manera, la moneda local tiene frente a sí un periodo de adaptación de dichas reformas.
 
Como mencionábamos al inicio, la moneda mexicana es una de las que menos ha resentido el cambio en la política monetaria de la Fed, la depreciación del peso a unos días de que concluya el año es mínima comparada con la de otras divisas en el mundo emergente.
 

Por ejemplo, el real brasileño reporta un ajuste negativo de 8.0 por ciento en lo que va del año, por mencionar sólo una.