Archivo

Prohibir dobles remolques elevaría costos en 26%: IMCO

06 febrero 2014 7:13 Última actualización 20 noviembre 2013 13:51

 [La discusión sobre los dobles remolques se avivó tras el accidente ocurrido en Xalostoc en mayo de este año. / Cuartoscuro / Archivo]  


 
Sandra Marina
 
Prohibir la circulación de los dobles remolques incrementaría 26 por ciento el costo de las operaciones vehiculares, lo que se reflejaría en los precios al consumidor, de acuerdo con un estudio del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).
 
En el estudio Evaluación de la competitividad regulatoria del sistema de autotransporte de carga y propuestas de políticas públicas se señala que las dimensiones y el peso del autotransporte de carga no es la causa principal de siniestros carreteros.
 
Un 73 por ciento de los accidentes se debe a errores humanos, 16 por ciento tienen que ver con el mantenimiento, planeación y construcción de infraestructura carretera y sólo en 2 por ciento se encuentran involucrados transportes pesados.
 
“En la estadística municipal de México, 70 por ciento de las 136 mil muertes relacionadas a transporte no especifican la causa del siniestro; casos en los que el MP no registra correctamente el tipo de muerte. En 30 por ciento, se conocen las causas y en 2 por ciento de los accidentes viales involucran transporte pesado”, dijo Manuel Molano, director general adjunto del IMCO.
 
“Además de que de acuerdo al Instituto Mexicano del Transporte (IMT), los tractocamiones de un solo remolque participan en más del doble de accidentes que los doblemente articulados, con 7.8 por ciento y 3.1 por ciento respectivamente”.
 
De acuerdo al IMCO, la regulación de la NOM-012, en estudio por especialistas y la SCT tras la volcadura y explosión de una pipa de gas de doble remolque sobre la autopista México-Pachuca, en San Pedro Xalostoc, Ecatepec, el pasado 7 de mayo, debe estar enfocada de manera integral y no sólo en relación a las dimensiones y peso de los autotransportes de carga.
 
En este sentido, el Instituto propone enfocar la regulación de acuerdo a la tendencia a nivel internacional; incentivar la inversión en tecnología de los vehículos pesados; eficientar la movilización de los bienes y servicios; la autorregulación y políticas públicas flexibles de auditoría para evaluar el desempeño; incrementar la supervisión y el control de transporte carretero.