Archivo

PRI y PAN acordaron incluir fondo soberano en reforma energética, afirman

06 febrero 2014 7:21 Última actualización 03 diciembre 2013 21:7

[Según fuentes cercanas, PRI y PAN habrían acordado dejar mayor control sobre el petróleo en manos privadas. / Bloomberg]  


 
Bloomberg
 
Los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN) acordaron la inclusión de un fondo soberano en la reforma energética, así como otorgar mayor control en la perforación petrolera que el propuesto originalmente, de acuerdo con dos fuentes cercanas a la negociación.
 
El fondo soberano, planteado originalmente por el PAN, permitiría administrar las ganancias petroleras para inversiones a largo plazo y ahorro, y sería parte de un borrador de la iniciativa que sería discutido en comisiones en el Senado de la República tan pronto como este miércoles.
 
El borrador incluirá detalles sobre las leyes secundarias en materia energética y especificaría que el gobierno ofrecería contratos de producción compartida y licencias a privados, de acuerdo con las mismas fuentes que pidieron no ser identificadas.
 
La reforma energética impulsada por el Presidente Enrique Peña Nieto busca abrir el sector petrolero a la iniciativa privada.
 
Aunque Peña Nieto proponía originalmente sólo contratos de utilidad compartida, él y su partido, el PRI, ahora estarían de acuerdo con el PAN en ofrecer a las compañías mayor participación en contratos de producción y licencias.
 
Ninguno de los dos partidos hicieron comentarios inmediatos ante solicitudes para corroborar la información.
 
El PRI continúa negociando con el PAN si la Secretaría de Economía o un ente autónomo se encargarían de administrar el fondo, según las fuentes. Además, está analizando si aceptar la propuesta panista para modificar el Artículo 25 de la Constitución sobre soberanía energética.



De acuerdo con fuentes cercanas, el PRI y el PAN habían alcanzado el mes pasado un acuerdo preliminar para respaldar una medida que permita al Estado decidir el tipo de contrato a ofrecer por cada proyecto petrolero, incluyendo los contratos de servicios, de beneficios y producción compartida y licencias.
 
De la misma forma que el modelo de concesiones propuesto por el PAN, las licencias permitirían a los privados manejar directamente el petróleo, a diferencia del esquema de utilidad compartida planteado originalmente por el Gobierno.
 
Los contratos de producción compartida implican pagos con petróleo, mientras que en los de utilidad compartida se usa efectivo.
 
Si los contratos de producción compartida y las licencias no están especificadas en el borrador de la iniciativa, se incluirán probablemente en las leyes secundarias, según las fuentes consultadas.