Archivo

Presidente de Nicaragua propone reelegirse indefinidamente

06 febrero 2014 6:54 Última actualización 03 noviembre 2013 13:33

 [Daniel Ortega sugiere reformar 44 de los 202 artículos que contiene la Constitución. / Bloomberg]  


 
AP
 
Managua.- El presidente nicaragüense Daniel Ortega presentó a la Asamblea Nacional una propuesta de reformas a la Constitución que elimina las prohibiciones para que pueda reelegirse indefinidamente, al tiempo que establece que el ganador de los comicios será el candidato que obtenga más votos y no quien alcance el 35% de los sufragios.
 
La propuesta del gobernante, que procura reformar 44 de los 202 artículos que contiene la Constitución, deja abierta la posibilidad de que él sea reelegido al eliminar del artículo 147 el párrafo que ordena que no puede optar al cargo el que ejerciere o hubiere ejercido la presidencia en el período en que se efectúa la elección para el período siguiente, ni el que la hubiere ejercido por dos períodos presidenciales.
 
Ese mismo artículo había sido declarado inconstitucional por magistrados de la Corte Suprema en el 2010, lo que generó una enorme polémica en el país, pues quienes votaron a favor de ello fueron jueces afines al gobernante Frente Sandinista, que abrieron el camino para que Ortega se reeligiera en los comicios presidenciales del 2011, tal como ocurrió.
 
"Eso (la reelección) ya lo vio la Corte, no lo trae la propuesta", dijo a los periodistas el jefe de la bancada oficialista, Edwin Castro, cuando le consultaron si había algún cambio en cuanto a la reelección presidencial. Sin embargo, al revisar el texto de la propuesta de reforma sí se elimina la prohibición.
 
Gabriel Álvarez, experto en derecho constitucional, explicó que la propuesta formaliza la decisión tomada por la Corte, considerada ilegítima por partidos opositores y organismos de la sociedad civil.
 
"Es un cambio innecesario porque ya la Corte había decidido eso, pero considero que lo hacen para que quienes le llaman 'ilegal', 'espurio' 'de facto' o 'inconstitucional' al presidente, no lo tilden más así", dijo Álvarez a The Associated Press.
 
El jurista constitucionalista y filósofo Alejandro Serrano Caldera declaró al periódico La Prensa que estas reformas "no son positivas", ya que si desaparece la no reelección sería un riesgo a que ocurra la "perpetuidad y la concentración del poder".
 
La propuesta de reforma también busca eliminar el 35% de votos que debe obtener un candidato para alcanzar la presidencia, siempre y cuando tenga como mínimo el 5% de los sufragios por encima del aspirante que ocupe el segundo lugar.
 
"En realidad eso es un retroceso desde el punto de vista de fuerza de mandato electoral porque hasta ahora la ley establece un porcentaje que es representativo de la población. Luego (de la reforma) ganará el que tenga más votos, aunque haya obtenido sólo el 20% o menos", dijo Álvarez.
 
De igual forma la propuesta de cambios a la Constitución procura darle rango de ley a los decretos que emita el presidente en el área administrativa, lo que hasta ahora sólo puede hacerlo la Asamblea Nacional.
 
"En esa línea el presidente Ortega estaría en un paralelo con la Asamblea y hasta podría derogar leyes de la Asamblea. Si lo hace con posterioridad por medio de un decreto, es un poder muy fuerte", dijo Álvarez.
 
Otro cambio que propone la reforma constitucional es que los militares activos puedan ejercer cargos públicos sin tener que renunciar a sus funciones en la entidad castrense, algo que la Constitución prohíbe actualmente para evitar la relación Estado-Ejército en funciones civiles.
 
"Se debe establecer la subordinación del poder militar al civil, ya que mezclar esto no parece lo más adecuado, pues debilita a la democracia y al estado de derecho", según Serrano Caldera.
 
Además, las propuestas ordenan incorporar a la Constitución los fallos de la Corte Internacional de Justicia de la Haya en los diferendos limítrofes con Honduras y Colombia, estableciendo los límites territoriales que ordenan esas sentencias.
 
Asimismo, se extenderían por un año los gobiernos municipales, que hoy son de cuatro años, y se declara a Nicaragua una nación "cristiana, socialista y solidaria", lo cual dejaría de lado el precepto de que el Estado es laico, sin religión.
 
La propuesta será presentada el lunes ante la Secretaría del Parlamento, que ordenará la conformación de una Comisión Especial que la estudie y emita un dictamen, la cual estaría conformada por cuatro diputados sandinistas y tres de la oposición.
 
El dictamen de la comisión se presentaría posteriormente ante el pleno de la Asamblea, que tendría que aprobarlas en dos legislaturas (dos años), la primera a finales de diciembre de este año y la segunda al inicio del año siguiente. Los diputados sandinistas suman 63 de los 92 diputados que tiene la Asamblea Nacional.