Archivo

Presidencia siria desmiente declaraciones atribuidas a al-Assad

06 febrero 2014 3:46 Última actualización 19 enero 2014 13:18

 [Los comentarios atribuidos a al-Assad por la agencia rusa Interfax son falsos, dado que el mandatario sirio no dio ninguna entrevista, dijeron. / Reuters]  


Notimex

Jerusalén.- La presidencia siria desmintió hoy las declaraciones atribuidas por una agencia rusa de noticias al presidente Bashar al-Assad, según las cuales aseguraba que no tenía intención de renunciar al poder.

La oficina de prensa de la presidencia aclaró que los comentarios atribuidos a al-Assad por la agencia rusa Interfax son falsos, dado que el mandatario sirio no dio ninguna entrevista a dicha agencia, indicó un comunicado divulgado por la agencia siria de noticias Sana.

Según Interfax, al-Assad aseguró a un grupo de parlamentarios rusos de visita en Damasco que no tiene intención de renunciar al poder, que su permanencia en el cargo está fuera de toda discusión.

"Si hubiéramos querido rendirnos, lo habríamos hecho desde el principio", publicó la agencia, en unas declaraciones traducidas al ruso, supuestamente del presidente sirio.

Las presuntas declaraciones habrían tenido lugar un día después de que la opositora Coalición Nacional Siria aceptó participar en la Conferencia de Paz para Siria, llamada Ginebra-2, prevista para el próximo miércoles con el objetivo de buscar una salida al conflicto.

A casi tres años del inicio del conflicto, la Conferencia de Ginebra-2, a celebrarse en la ciudad suiza de Montreux, ofrece una oportunidad para que el régimen de al-Assad y la oposición se reúnan en la mesa de negociaciones por primera vez.

El principal objetivo de la reunión, según se especificó en junio de 2012, consiste en "negociar un proceso de transición política, así como la formación de un gobierno provisional compuesto por miembros del antiguo régimen y de la oposición".

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) espera que la conferencia abrirá la puerta a una transición política en Siria, donde continúa la violencia.

Este domingo, al menos 31 personas murieron, entre ellas una niña, durante diferentes bombardeos y enfrentamientos entre las fuerzas del régimen y las milicias opositoras en las últimas horas en Siria, reportó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Un ataque aéreo sobre la localidad de Rastan, en la central provincia de Homs, causó la muerte de 13 civiles, entre ellos dos mujeres y una menor.

Además, dos miembros de las milicias rebeldes murieron en la norteña ciudad de Alepo en enfrentamientos con las fuerzas del régimen sirio, mientras otro rebelde falleció en combates similares en la sureña ciudad de Deraa.

Otros dos combatientes opositores perdieron la vida en la localidad de Bdama, en la provincia de Idlib (noroeste), tras estallar varias bombas al paso del vehículo en el que viajaban.

Los demás episodios de violencia tuvieron lugar en las provincias sirias de Idlib y Hama, así como en Damasco.