Archivo

PRD dice que no es momento para regular marchas; PRI y PAN piden no postergarla

06 febrero 2014 3:45 Última actualización 09 enero 2014 16:10

   Panistas y priistas pusieron de ejemplo las acciones de la CNTE las cuales provocaron pérdidas millonarias para acelerar la regulación. / Cuartoscuro   


 
Fernando Ramírez de Aguilar L.
 
La mayoría perredista en la Asamblea Legislativa local planteó que no es momento, por ahora, para la regulación de las marchas, pues se corre el riesgo de cerrar los espacios a las demandas sociales en contra de las acciones arbitrarias del gobierno.

El PRD en la Asamblea Legislativa del DF alertó que la regulación de marchas planteada en las llamadas reformas estructurales impulsadas en la Federación por el PRI y el PAN, afectan a millones de mexicanos, por lo que la regulación de las manifestaciones debe ser sometida a una escrupulosa revisión.

Sin embargo, la oposición -- PAN, PRI y PVEM—consideraron que este grave problema de las marchas para los capitalinos no se puede postergar y pusieron como ejemplo el plantón de los integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), provocando pérdidas millonarias a los negocios y comercios, tanto en el Centro Histórico como en los alrededores al monumento a la Revolución.

Alejandro Ojeda, diputado local perredista, consideró que la izquierda está obligada “a defender la libre manifestación y el derecho de reunión que posee la ciudadanía como principal herramienta pacífica de la sociedad organizada para expresar su desacuerdo o descontento sobre determinadas acciones o decisiones de gobierno que pudieran resultar contraproducentes para la vida local o nacional.

"De llegar al pleno de la Asamblea Legislativa, cualquier revisión en la materia se debe cuidar escrupulosamente para que no se abra ningún resquicio a la represión indiscriminada o a cualquier práctica autoritaria que tuviera como objeto inhibir la libre manifestación", advirtió.

Sin embargo, la oposición estimó que las movilizaciones y manifestaciones deben mantenerse en apego estricto a lo que permite la ley, y siempre desarrollarse como una vía pacífica de libre expresión y no tiene porque afectar a terceros.