Archivo

Positivo, eliminar IVA en hipotecas: Moody’s

07 febrero 2014 3:42 Última actualización 22 octubre 2013 5:30

[Considera que decisión de la Cámara de Diputados desecha un potencial obstáculo al crédito hipotecario, que es un negocio que está creciendo en varios de los principales bancos del país / Cuartoscuro]


 
Diego Elías
 

El rechazo de la Comisión de Hacieda de la Cámara de Diputados al impuesto del 16 por ciento sobre los intereses hipotecarios es positivo para el crédito a viviendas que otorgan los bancos mexicanos, señaló la agencia calificadora Moody’s.
 

Mediante el reporte de perspectivas sobre el crédito, la institución indicó que la decisión de la Comisión desecha un potencial obstáculo al crédito hipotecario, que es un negocio que está creciendo en varios de los principales bancos del país.
 

De hecho, datos de las Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) del mes de agosto muestran que la participación de BBVA Bancomer en este rubro ha crecido más de 30 por ciento, la de Banorte y Santander se ubica ligeramente por encima del 15 por ciento y la de Banamex es del 15 por ciento.
 

Además, la eliminación de los pagos de hipoteca deducibles de impuestos habría reducido la demanda de las hipotecas y la capacidad de los prestatarios para hacer los pagos, situación que podría perjudicar la calidad de activos.
 

La calificadora también mencionó que el proyecto de ley de la reforma fiscal aprobado por la Cámara de Diputados es positivo para el crédito de los activos respaldados en hipotecas residenciales.
 
Llegarían tarde acuerdos
 
La calificadora advirtió que el hecho de que los desacuerdos políticos en Estados Unidos (EU) estén ocurriendo con mayor frecuencia aumenta la probabilidad de que algunos pactos no podrán llegar cuando sean necesarios.
 

Moody’s señaló en un reporte, que a pesar de las diferencias, el Congreso de ese país ha aprobado varios acuerdos en el pasado, como el límite del déficit en 2011 y el llamado abismo fiscal a finales de 2012, situación que refleja una legislatura dividida.
 

Ahora bien, el acuerdo alcanzado la semana pasada en el Congreso estadounidense no es una sustancial solución fiscal a largo plazo.
 

“Queda por ver si los participantes del mercado se sigan tomando la arriesgada política con calma o van a empezar a incorporar de forma permanente el aumento en el riesgo político en los costos de financiación de la deuda del gobierno estadounidense”, concluyó la calificadora.