Archivo

Ponen freno al gasto corriente: 2.5%, tope

07 febrero 2014 3:40 Última actualización 18 octubre 2013 5:43

[El gobierno federal deberá crear una bolsa de recursos contingentes / Bloomberg]


 

Víctor Chávez
 
 
La Cámara de Diputados estableció límites al crecimiento del gasto corriente del gobierno federal para los próximos años.
 

En un intermedio de los fuertes debates sobre la reforma hacendaria y la Ley de Ingresos, primero en comisiones y luego en el pleno, los grupos parlamentarios avalaron cambios a la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, en los que se establecieron “topes” para el gasto del gobierno federal de tal manera que el crecimiento del gasto corriente no podrá ser mayor al 2.5 por ciento del total del gasto para el 2015 y 2016.
 

Aunque en la Comisión de Presupuesto la aprobación de los partidos fue por unanimidad en lo general y en lo particular, en el pleno de la Cámara baja, fue de 429 votos a favor, 44 en contra y una abstención, sin que se hayan presentado reservas en lo particular.
 

La reforma se turnó al Senado para su revisión, debate y votación.
 

Fondo Soberano
 
 
La reforma establece la necesidad de que el gobierno federal deberá contar con un Fondo de Ahorro Soberano (FAS) o una bolsa de recursos para contingencias económicas, tanto nacionales como internacionales.
 

“Los recursos que excedan los límites de los fondos de estabilización se destinarán a generar ahorro en un nuevo Fondo de Ahorro Soberano. De conformidad con la reforma, los recursos del FAS “deberán destinarse a generar ahorro de largo plazo capaz de enfrentar contingencias estructurales de las finanzas públicas, así como amortizar anticipadamente deuda pública”.
 

En términos generales, la iniciativa señala que se busca generar estabilizadores económicos que permitan imprimir mayor solidez en el manejo de las finanzas públicas.
 

Manejo de los excedentes
 

También estableció que los ingresos excedentes del gobierno federal se destinarán a reducir el déficit hasta en una tercera parte entre 2014 y 2016. Al mismo tiempo se establecen compromisos para “dar mayor credibilidad y transparencia a la trayectoria del gasto y las finanzas públicas en el país”.
 

Compromete al Ejecutivo federal a un mejor manejo y planeación de la política fiscal, elevando a “una política de Estado el manejo de finanzas públicas sanas”.
Fortalece también la actual “regla de balance presupuestario al añadir un techo de crecimiento del gasto corriente, lo que mejorará la calidad del gasto”.