Archivo

Pierden vivienderas grandes, ganan chicas

07 febrero 2014 5:57 Última actualización 14 agosto 2013 5:22

[Cuartoscuro]


 
 
Claudia Alcántara
 
 

Mientras que las empresas públicas del sector vivienda reducen el volumen de nuevos proyectos a construir, las pequeñas vivienderas aceleran su producción y buscan captar mayor participación de mercado.
 
 
En los primeros 7 meses del año, las desarrolladoras de vivienda que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores inscribieron en el Registro Único de Vivienda (RUV) 22,335 unidades, lo que representó una caída de 38.8%, frente a igual periodo del año anterior.
 
 
Empresas como Geo, Homex, Urbi, Sare y Ara dejaron de inscribir un total de 14,187 casas, de enero a julio de este año.
 
 
Gene Towle, socio director de la consultora Softec, indicó que lo que se ha observado en el país es que no se están arrancando proyectos al mismo ritmo que el año pasado y una de las razones es que Geo, Urbi y Homex básicamente están fuera del mercado, y ellas representaban el 30% de las ventas totales.
 

Pequeñas al ataque
 
 
Las 2,720 empresas pequeñas tuvieron un crecimiento en la participación del registro de viviendas de 6 puntos porcentuales, al pasar de 31% de enero-julio de 2012, al 37% de enero-julio de 2013.
 
 
Respecto al volumen de viviendas registradas por las pequeñas, este se ubicó en 60,646.
 
 
Aída Roel, directora del RUV, indicó que han visto una pulverización del mercado de vivienda en el país, proceso que inició el año pasado, pero en éste se acentuó.
 
 

La funcionaria detalló que han visto mayor actividad registral entre los constructores más pequeños (con un nivel de construcción menor a 158 unidades por año), por lo que en lugar de que existan más vivienderas edificando 6,000 unidades, hay 10 que construyen 600.
 
 
“En cuanto le dices (al constructor pequeño) que el enfoque es hacia las mejores ubicaciones, va y compra tierra con esta característica. Él no tenía dinero para comprar reserva para 2015, 2016, 2017, pero su modelo de negocio es muy flexible, por lo que si hay un buen terreno, lo compra”, dijo.
 
 
La estructura de las pequeñas empresas les permite tener la agilidad suficiente para llenar el hueco que dejaron otras, consideró Manuel García Maass, vicepresidente de Urbanismo y Sustentabilidad de la Cámara Nacional de Desarrollo y Promoción de Vivienda, Valle de México.