Archivo

Peso retrocede 1.13%; dólar en $13.005

06 febrero 2014 7:14 Última actualización 19 diciembre 2013 14:23

[El peso tuvo la mayor caída registrada desde el 13 de noviembre. / Bloomberg / Archivo]  


 

Esteban Rojas H.
 
La euforia desapareció, por el momento, tan rápidamente como llegó y los participantes del mercado nacional mostraron una postura más cautelosa, lo que se reflejó en una disminución de las posiciones a favor del peso.
 
En operaciones de mayoreo, el dólar cerró el jueves en 13.005 unidades a la venta, lo que significó para el peso un retroceso de 14.50 centavos, semejante a 1.13 por ciento. Una caída similar para la moneda nacional no se veía desde el pasado 13 de noviembre.
 
En operaciones intradía, el tipo de cambio llegó a registrar niveles por encima de la barrera de 13.00 pesos, aunque al final no pudo sostenerse.
 
Las expectativas para el peso no experimentaron variaciones significativas, a pesar de la aprobación de reformas estructurales como la fiscal y energética.
 
De acuerdo a la encuesta levantada por Banxico entre especialistas del sector privado, el tipo de cambio para el cierre del presente año será de 12.89 pesos, cifra marginalmente inferior a los 12.90 fijados anteriormente.
 
En tanto que para 2014, se proyecta que la cifra ascenderá a 12.69 unidades, menor que los 12.74 estimados en la encuesta de noviembre.
 
En el documento, por primera vez se da a conocer la estimación para el cierre de 2015, que se ubica en 12.62 pesos.
 
Las reformas estructurales contribuyen a mejorar la confianza de los inversionistas, pero esta situación quizá no se reflejó del todo en las expectativas en torno al tipo de cambio, debido a que el ánimo de los participantes se pudo haber visto contaminado por la posibilidad de un cambio en la política monetaria de la Fed, lo que finalmente ocurrió.
 
La estrategia gradualista del retiro de los estímulos monetarios por parte del banco central de la nación más influyente en el mundo generó aceptación, al igual que su determinación de mantener por un mayor tiempo las tasas de interés en mínimos históricos.
 
Sin embargo, no deja de preocupar que la menor liquidez contribuya, a la larga, a fortalecer al dólar en el mercado internacional, algo a lo que difícilmente logrará escapar el peso.
 
La incógnita es si las reformas estructurales en México lograrán instrumentarse con la oportunidad y velocidad suficientes para compensar un cambio en los flujos de capitales del exterior.