Archivo

Peso corta racha perdedora; dólar cierra en $13.09

06 febrero 2014 7:13 Última actualización 28 noviembre 2013 14:5

[El peso avanzó 0.25 por ciento respecto al dólar. / Bloomberg / Archivo] 


 

Esteban Rojas H.
 
En una sesión de bajo volumen, el peso logró quedar en terreno positivo, siguiendo la recuperación del principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores.
 
En operaciones de mayoreo, el dólar cerró el jueves en 13.09 unidades a la venta, lo que implicó un avance de 3.25 centavos para el peso, semejante a 0.25 por ciento.
 
La moneda nacional puso un alto a tres sesiones consecutivas de pérdidas, en las que había acumulado una caída de 1.19 por ciento.
 
Desde el punto de vista del análisis técnico, el avance del peso pierde algo de significado, dado que se acompañó con un bajo volumen.
 
Algunos participantes extranjeros estuvieron ausentes, debido al feriado en los mercados en los Estados Unidos por la celebración del día de Acción de Gracias.
 
La moneda nacional se vio favorecida por el optimismo prevaleciente en el mercado accionario en México y al comportamiento mixto observado en las tasas de interés en el mercado secundario de deuda.
 
El tipo de cambio se sigue desenvolviendo en la parte central que representan su soporte y resistencia clave en el corto plazo. El primero, ubicado en 12.82 y la segunda en 13.29 pesos por dólar.
 
En el plano internacional, se observó una ausencia de noticias que le pudieran dar dirección a las cotizaciones de las divisas y monedas.
 
El dólar retrocedió 0.15 por ciento con respecto a una canasta de seis divisas referenciales.
 
En Europa destaca el comportamiento de la libra esterlina, la cual se encuentra en su mejor momento desde el pasado 2 de enero, impulsada por las mejores señales de recuperación en la economía del Reino Unido.
 
El euro también mostró un comportamiento positivo, al mantenerse por arriba de la barrera de 1.36 dólares, aunque algo retirado de sus mejores momentos en lo que va del año.
 
A contracorriente, la divisa de la ahora tercera economía del mundo, el yen, retrocedió moderadamente frente al billete verde. Este comportamiento puede ser atribuible a una menor demanda de activos de refugio.