Archivo

Peso avanza por mejoría en la calificación y reforma energética

06 febrero 2014 7:21 Última actualización 20 diciembre 2013 14:26

[El peso no logró eliminar las pérdidas acumuladas en la semana. / Artutro Monroy / Archivo]  


 
Esteban Rojas H.
 
El viernes, el aumento en la calificación crediticia de México y la sorpresiva revisión al alza en el crecimiento económico de Estados Unidos fueron los catalizadores que impulsaron una recuperación del peso, aunque no fue suficiente para eliminar del todo las pérdidas acumuladas en la semana.
 
En operaciones de mayoreo, el dólar cerró en 12.985 unidades a la venta, de acuerdo con información publicada por el Banco de México. En el día, el peso ganó 2.0 centavos, equivalente a 0.15 por ciento.
 
El periodo comprendido entre el 16 al 20 de diciembre no le fue favorable a la moneda nacional, pues tuvo una pérdida marginal acumulada de 0.40 por ciento, lo que constituye su segunda semana consecutiva en terreno negativo.
 
Los últimos días han sido muy intensos en información, lo que propició que el tipo de cambio se moviera dentro de un rango amplio ubicado entre 12.86 y 13.008 pesos.
 
Los vaivenes observados en el mercado cambiario no pusieron a prueba ningún parámetro clave, desde el punto de vista técnico.
 
En el periodo mencionado, destacó la modificación en la política monetaria de la Reserva Federal, a lo que se sumó la mejoría en la calificación crediticia de México por parte de la agencia Standard & Poor's y la fuerte revisión al alza en el crecimiento del PIB en los Estados Unidos.
 
En lo interno, destacó la aprobación de la reforma energética, lo que vuelve a dejar la puerta abierta al denominado “momento mexicano”.
 
Sin embargo, no habría que echar del todo las campanas al vuelo y caer en la complacencia. Hay que recordar que todavía se tiene que recorrer un amplio trecho en la promulgación de las leyes secundarias en algunas reformas como la de telecomunicaciones, competencia, financiera y energética, entre otras cosas.
 
La perspectiva para el crecimiento económico en el 2014 es del alrededor de 3.5 por ciento, lo que resulta muy por arriba de lo observado en el presente año. No obstante, esta cifra continúa siendo muy baja para generar un mayor número de empleos y mejoras en la calidad de vida para la población.
 
En un ciclo tendiente a lograr una mayor actividad económica quizá no sea del todo conveniente contar con una moneda demasiado fuerte, que incluso pueda entorpecer a dicho proceso.
 
El peso todavía habrá de enfrentar un contexto caracterizado por un fortalecimiento del dólar en el mercado internacional, en la medida de que la Fed compre cada vez menos bonos.