Archivo

Pese a reformas, continúa volatilidad del tipo de cambio: Santander

06 febrero 2014 7:29 Última actualización 28 diciembre 2013 12:43

 [La política monetaria de la FED de Estados Unidos es un fuerte factor de nerviosismo para los mercados financieros. / Bloomberg] 


 
Notimex
 
La volatilidad del tipo de cambio sigue presente, a pesar de que la reforma constitucional en materia energética ya fue aprobada y a que las calificadoras de riesgo soberano han comenzado a evaluar el impacto para el país, expuso Grupo Financiero Santander.


En un análisis, refiere que Standard & Poor?s (S&P) aumentó el pasado 19 de diciembre su calificación de la deuda soberana de largo plazo de México de BBB a BBB+, con perspectiva estable, y tomó el tema de las reformas estructurales como el factor principal del cambio en la nota soberana.


La institución financiera menciona que otras calificadoras de riesgo como Fitch y Moody´s sólo esperan ver los efectos de las reformas estructurales recientemente aprobadas para una eventual mejora en la calificación de la deuda de México.


Indica que actualmente, Fitch mantiene una calificación para la deuda soberana de largo plazo de México de BBB+ con perspectiva estable.


En tanto, añade, Moody´s tiene en Baa1 la deuda externa de México y evalúa el tema de las reformas estructurales recientemente aprobadas para la modificar la deuda soberana, que de ser al alza, el siguiente escalón sería A-.


Pese a estas evaluaciones, Santander reconoce que la moneda mexicana ha mostrado una fuerte volatilidad frente al dólar estadunidense, con niveles cercanos en el interbancario de 12.8 pesos por dólar y niveles máximos de 13.05 pesos por dólar.


Expone que la incertidumbre en los mercados financieros en el mundo por el tema de un cambio en la política monetaria de la Reserva Federal (FED) de Estados Unidos es un fuerte factor de nerviosismo.


Esto, principalmente en países emergentes donde los flujos de inversionistas extranjeros han resultado espectaculares en los últimos años y esta posible disminución o reversión de flujos es un factor que preocupa, abunda.


Santander refiere que hace dos semanas, la FED inició esta disminución de inyección de liquidez, lo que considera afectó a las monedas de países emergentes, incluyendo a México.


Lo anterior, anota, a pesar de todas las buenas noticias de reformas, la evolución favorable del sector exportador, el aumento de calificación por parte de S&P y la fuerte acumulación de reservas internacionales.


Indica que la más reciente encuesta del Banco de México (Banxico) sobre las expectativas de las principales variables económicas mantiene una visión positiva para el peso frente al dólar.


De esta forma, agrega que para el cierre de 2013, el consenso de los analistas mantiene la estimación del tipo de cambio en 12.90 pesos por dólar y para el término de 2014 la proyección mejora marginalmente, al pasar de 12.74 a 12.69 pesos por dólar.