Archivo

Permafrost podría solucionar filtración de Fukushima

10 febrero 2014 5:20 Última actualización 17 agosto 2013 6:41

[Todos los días llegan al Océano Pacífico al menos 300 toneladas de agua contaminada/Bloomberg]  


Bloomberg
 
En 1860 fue la primera vez que se usó un sistema de tuberías con refrigerante para que la tierra se convierta en permafrost. En esa oportunidad, se lo hizo para apuntalar las minas de carbón. Ciento cincuenta años más tarde, es la idea más novedosa que surge para contener las consecuencias del desastre nuclear de Fukushima.
 

Todos los días llegan al Océano Pacífico al menos 300 toneladas de agua envenenadas con cesio, un estroncio asociado con el cáncer de huesos, y con tritio, provenientes de la estación atómica que se averió en Japón. El plan es detener la amenaza a la salud construyendo una barrera contenedora subterránea hecha de hielo.
 

Tras repetidos fracasos de detener el agua contaminada en el desastre de 2011, la operadora de la planta Tokyo Electric Power Co. se va quedando sin opciones para lidiar con lo que el primer ministro Shizo Abe denominó, por primera vez, un “problema urgente” la semana pasada. Arreglar las filtraciones de agua es una “emergencia”, dijo la Autoridad Regulatoria Nuclear. Los contribuyentes japoneses ya tienen ante sí un costo estimado para la limpieza del orden de 11 billones de yenes (112,000 millones de dólares).
 

Las barreras subterráneas de hielo se usaron para bloquear la radiación en el pasado, en concreto, en un experimento que se realizó en el antiguo emplazamiento del Oak Ridge National Laboratory de Tennessee, que producía plutonio para las armas atómicas, según un informe de la Arctic Foundations Inc., con sede en Alaska.
 

“A veces, es el único escenario que va a funcionar de verdad”, dijo Joseph Sopko, vicepresidente ejecutivo de Moretrench, una empresa licenciataria con sede en Rockaway, Nueva Jersey, que se especializa en proyectos de espacios congelados.
 
Larga espera
 
El plan de Fukushima tiene sus reveses: no se terminará hasta 2015 y el costo aún no se calculó. La barrera de hielo que se tiene en mente tendría que cubrir 1.4 kilómetros (0.9 millas) subterráneos, el recorrido ininterrumpido de suelo congelado artificialmente más largo de mundo, según la dependencia de respuesta a los accidentes nucleares de Japón.
 

A Kajima Corp., la empresa de edificación que fue la principal constructora de la planta nuclear Dai-Ichi, le dieron plazo hasta el 31 de marzo de 2014 para que termine el estudio de factibilidad para el proyecto.
 

El agua muy contaminada ya comienza a acumularse en los sótanos de los edificios de Fukushima donde el personal comenzó a inyectar toneladas de agua en los reactores después de que el terremoto y el maremoto que tuvieron lugar el 11 de marzo de 2011 dejaran sin energía a los sistemas de refrigeración.
 

Entonces, el agua subterránea comenzó a filtrarse hacia los sótanos, lo que multiplicó el volumen de agua contaminada. A su vez, el agua radioactiva se fue escurriendo hacia las aguas freáticas, lo que generó que aumentara al máximo la radiación en los pozos cercanos. Se cree que al menos 300 toneladas de aguas freáticas contaminadas fluyen hacia el océano desde la planta todos los días, según el ministro de Economía, Comercio e Industria.