Archivo

Peña Nieto evita contacto con el Dalai Lama

10 febrero 2014 4:14 Última actualización 08 octubre 2013 4:28

[El líder tibetano no se reunirá con el presidente / El Financiero / Archivo] 

 

Roxana González García

 

Para evitar un nuevo roce diplomático que pueda dañar la relación de México con China, el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto evitará cualquier contacto con el líder religioso del budismo tibetano, el Dalai Lama, durante la visita que realizará a México del 11 al 16 de octubre.

Fuentes en la cancillería aseguraron a EL FINANCIERO que a pesar de que los organizadores de la visita del Dalai Lama buscaron un encuentro con Peña Nieto, el dirigente espiritual no se reunirá con ningún funcionario del gobierno federal, a fin de evitar un nuevo roce diplomático con Beijing como el que suscitó la reunión que sostuvo con el entonces presidente Felipe Calderón en 2011.

Dicha entrevista provocó que se paralizara un acuerdo para la exportación de carne de cerdo de México al país asiático. En la oportunidad, el embajador de la República Popular en nuestro país, Zeng Gang, aseveró que la reunión entre ambos personajes “dañó seriamente la relación bilateral”. Las dos naciones iniciaron una nueva etapa, que incluyó la firma de un acuerdo de asociación estratégica que permitirá incrementar el intercambio comercial, durante la visita de Estado que efectuó aquí en junio el presidente Xi Jinping.

Casa Tibet en México aseguró que la visita del Dalai Lama, quien en marzo de 2011 anunció que renunciaba a todos sus cargos políticos en el gobierno tibetano en el exilio, para quedar como líder espiritual y religioso, tiene un objetivo meramente doctrinario con el mensaje de impulsar la paz mundial y fomentar, junto a la iglesia católica, los valores humanos fundamentales.

En lo que será su cuarta gira en nuestro país, el Premio Nobel de la Paz 1989 dictará un ciclo de conferencias sobre enseñanzas tradicionales budistas tanto en el Distrito Federal como en Zacatecas y Guanajuato.

Las fuentes de la cancillería manifestaron que los promotores de la visita buscaron que el Dalai Lama fuera recibido por Peña Nieto como líder religioso, lo que al final no pudo concretarse.

Casa Tíbet señaló al respecto que aunque no se diera el encuentro por la presión del gobierno de China, “existe una buena relación diplomática y muestra de ello es el apoyo logístico y de seguridad que se brindará al Dalai Lama durante su estancia” en México.

Si bien son muchas las secuelas de las crisis pasadas, añadieron, también hay optimismo sobre los avances que se han logrado.


 


[En 2004, el líder espiritual se reunió con diversas autoridades; en la imagen junto a Santiago Creel, entonces secretario de Gobernación /Cuartoscuro / Archivo]