Archivo

Pemex distribuye gas natural de baja calidad

06 febrero 2014 7:2 Última actualización 06 noviembre 2013 5:2

[Inyección de nitrógeno en Cantarell, una de las principales causas, admite la paraestatal / Cuartoscuro]


 
Atzayaelh Torres

Una parte del gas natural que Petróleos Mexicanos (Pemex) distribuye en el país no cumple con las normas de calidad que requiere la Comisión Reguladora de Energía (CRE), medidas en el índice Wobben, debido a que el nitrógeno con el que es mezclado le resta capacidad de calentar.
 
De acuerdo con fuentes consultadas, esta situación incide directamente en los industriales, así como en la propia Comisión Federal de Electricidad (CFE), quienes tienen que demandar mayor combustible para calentar a los mismos niveles de que si el gas estuviera limpio.
 
Sin mencionar, que en el caso de la CFE ha tenido que detener plantas de generación eléctrica en la Península de Yucatán, apuntó una fuente que pidió el anonimato, aunque al cierre de esta edición la CFE no quiso corroborarlo.
 
Incluso, productores independientes de energía como la estadounidense AES han resentido los embates de este fenómeno, de acuerdo con testimonios recabados de directivos de alto nivel.
 
En un análisis realizado por El Financiero, se observa que los principales gasoductos del sureste del país no alcanzaron la suficiente calidad y transportaron gas natural por debajo del índice Wobbe permitido a lo largo de este año.
 
Este índice, básicamente mide la intensidad calorífica de los hidrocarburos y determina la calibración que debe tener la maquinaria que utilice, en este caso, el gas natural.
 
Problema añejo
 
Los gasoductos Mayakan, Km-100 y Cactus, principalmente, que conectan con tierra los campos del yacimiento Cantarell, son aquellos que presentan los mayores problemas de “gas sucio”.
 

Sin embargo, Pemex reconoce que el problema viene de varios años atrás y que la inyección de nitrógeno en Cantarell es la principal causa, aunque también señala que de no ser por ese proceso, el declive en la producción de crudo y gas en el que alguna vez fuera el segundo mayor yacimiento del mundo, sería más dramático de lo que es actualmente.
 
La empresa paraestatal explicó además que vende el gas por poder calorífico, es decir, por millones de BTU, más no por volumen, medido en millones de pies cúbicos.
 
“Pemex se comprometió hace ya varios años a instalar, al menos dos plantas para separar el nitrógeno del gas, sin embargo, hasta la fecha no lo ha cumplido”, aseguró una fuente de la CRE, quien pidió no ser citada.
 
De acuerdo con el entrevistado, la inversión pendiente de ejercer por parte de Pemex es de alrededor de 300 millones de dólares por cada planta, aunque la petrolera no confirmó el dato.
 
Al respecto, Rodolfo Reyes, analista independiente y ex trabajador de Pemex, asegura que el gas con nitrógeno reduce hasta un diez por ciento la productividad de la maquinaria de los industriales.
 
Menor poder
 
“Es maquinaria diseñada ad hoc para manejar una masa de gas, el nitrógeno disminuye el poder calorífico, por ello algunos productores de energía no cumplen para entregar a la CFE. Han tenido que quitar rotores de esas máquinas con las nuevas características del gas, lo cual es muy costoso”, señaló el experto.
 
Confirmó que Pemex aún no tiene la capacidad de inyectar gas natural con mejor calidad en la red nacional de gasoductos.
 
Algunos industriales buscados por este medio para recabar su testimonio, prefirieron callar por no querer “enrarecer” las negociaciones de la reforma energética.
 
Sin embargo, reconocieron que este problema no se presenta con el gas que se importa de Estados Unidos, donde se cuenta con la tecnología necesaria para llevar a cabo la “purificación” del gas natural previo a inyectarlo en el sistema.