Archivo

Pemex analiza modificar pensiones de los trabajadores

12 febrero 2014 4:50 Última actualización 17 abril 2013 7:53

 [Bloomberg] Emilio Lozoya, director de la paraestatal, informa que ya iniciaron las pláticas con el sindicato. 


 
Roxana González / Lizbeth Pasillas
 
El director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin, indicó que iniciaron las pláticas con el sindicato petrolero para revisar el esquema de pensiones de la paraestatal.
 
"Un tema de la mayor importancia es la reforma a nuestro sistema de pensiones, tenemos uno de los sistemas más arcaicos que existen en el mundo; en Pemex los empleados se pueden retirar a los 55 años con una pensión al 100 %, pero ya estamos en pláticas con el sindicato para que esto sea reformado", dijo Lozoya durante su participación en la cancillería en el seminario "México, oportunidad y crecimiento", organizado por ProMéxico y la Sociedad de las Américas-Consejo de las Américas (AS/COA).
 
Los pasivos laborales de Pemex crecen a ritmo galopante. De acuerdo con los últimos estados financieros de la paraestatal, en 2012 alcanzaron el billón 14,000 millones de pesos (mdp), cifra equivalente a 62% de los ingresos netos totales de la paraestatal y a la mitad de todos sus activos.
 
Los ingresos netos corresponden a los recursos que obtiene Pemex por servicios y venta de bienes, principalmente. Los activos son las refinerías, pozos petroleros, ductos, etcétera.
 
Paradójicamente, los pasivos laborales crecieron el año pasado 20.26%, y los ingresos netos sólo lo hicieron en 5.6 %.
 
En valor, los pasivos laborales crecieron 170 mil 959 millones de pesos en 2012.
 
Los activos al cierre del año pasado sumaron dos billones 22,000 mdp.
 
Lozoya precisó ayer que la reforma al sistema de pensiones de la empresa es necesaria porque ya no es acorde con la actualidad.
 
"Esto es en beneficio no sólo de Pemex sino del país, y es una práctica que viene de épocas en donde la expectativa de vida era totalmente distinta a la actual", subrayó.
 
Ernesto Marcos Giacoman y David Enríquez, el director de Marcos y Asociados y socio propietario de Goodrich Riquelme y Asociados, coincidieron por separado en lo positivo de una negociación del sistema de pensiones de Pemex.
 
El primero indicó que el sistema actual se basa en beneficios definidos y no en aportaciones, por lo cual sería adecuada una modificación completa en la que el trabajador y la empresa aportaran para fondear los retiros, a manera de Afore. Debería existir también el compromiso del gobierno federal de permitir que ello sucediera, dada la carga fiscal que tiene la paraestatal, indicó. También recomendó aumentar la edad de jubilación del trabajador.
 

[Elaboración propia. Infografía de Arturo Becerril]
 
 
Hoy las obligaciones laborales por jubilaciones y servicios médicos, principalmente, no están fondeados.
 
"Creo que en una negociación ambas partes deben poner de su lado. Los trabajadores tendrán que negociar y aceptar condiciones de jubilación que no sean tan onerosas, que reflejen las condiciones actuales de esperanza de vida y de actividad productiva que estamos teniendo", indicó.
 
Enríquez, por su parte, expresó que Pemex es una de las petroleras del mundo con la nómina más grande -150,697 empleados- y con más pasivo laboral. Y ello, comentó, ya le afecta, pues su capacidad crediticia es menor y capta más caro en los mercados.
 
Además, dijo, en el contexto de una posible reforma petrolera que le permitiera ir al mercado de capitales, el mercado castigaría ese factor. No alcanzaría su capacidad natural crediticia potencial; ni siquiera en mercados ordinarios.
 
El pasivo laboral es un reconocimiento de deuda en los estados financieros que refleja las obligaciones que en distintos momentos se enfrentarán, tanto con los jubilados -70 mil- como con toda la nómina de Pemex.
 
Fiscal
 
Lozoya, por otra parte, dijo que aun aprobándose una reforma que le quite carga fiscal a Pemex, ésta sería insuficiente para darle viabilidad financiera para enfrentar el reto de sacar petróleo en aguas profundas o darle mayor valor al que ya se extrae.
 
"Es importante que se dé la participación del capital privado para que los proyectos que Pemex deje en la mesa puedan ser explotados, pues ha dejado de hacer muchos negocios porque como cualquier empresa tiene una capacidad limitada de generación", dijo.
 
Insistió en que será benéfico para el país explorar la posibilidad de una mayor participación del sector privado, lo cual es parte de la reforma energética que el presidente Enrique Peña Nieto dará a conocer en la segunda mitad del año.
 
Con información de El Financiero Diario.