Archivo

Pasear perros, una opción de ingreso para jubilados en Suiza

07 febrero 2014 3:47 Última actualización 06 octubre 2013 5:30

[Ernst Siegrist es uno de los retirados que trabaja para Rent a Rentner AG en Binz, Suiza / Bloomberg]


 
Bloomberg
 
ZURICH.- Los jubilados suizos mitigan la preocupación respecto del déficit de 42 mil 400 millones de francos suizos (47 mil millones de dólares) de los fondos de pensiones mediante el recurso de pasear perros, trabajar en bares y brindar asesoramiento financiero.
 
La cantidad de jubilados a contratar en Rent a Rentner AG, que tiene sede en Zurich, casi se ha duplicado este año, y ha llegado a 2 mil 245, dijo Peter Hiltebrand, que fundó la agencia online en 2009. Los jubilados, que tienen entre 60 y 90 años, establecen sus propios honorarios a partir de un mínimo de alrededor de 20 francos por hora.
 
“Todo empezó como una idea porque no quería quedarme todo el día en casa luego de retirarme. Quería permanecer activo”, dijo el electricista Hiltebrand, de 69 años. “Pensé que seguramente tenía que haber otras personas retiradas interesadas”.
 
Si bien Suiza tiene uno de los ingresos per cápita más altos del mundo, la cantidad de personas que trabajan después de jubilarse creció 43 por ciento en la última década. La plataforma online permite a compañías y particulares suizos aprovechar la idoneidad de banqueros, choferes e instructores de yoga retirados.
 
“No se trata sólo de pasear perros y trabajar en el jardín”, dijo Anita Haug, de 64 años, que empezó a trabajar en la agencia después de hacerlo en Citigroup Inc. en Zurich durante 23 años, ocho de ellos como administradora de fondos. “Hay una gran demanda por parte de empresas y firmas de finanzas, ya que los jubilados tienen muchos conocimientos de los que carece la gente joven”.
 

Población que envejece
 

Los trabajadores mayores pueden contribuir a abordar los crecientes costos de una población que envejece, la escasez de empleo y la desaceleración del crecimiento económico, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, que tiene sede en París.
 
La cantidad de jubilados que trabajan en Suiza creció a 143 mil el año pasado, mientras que era de 100 mil en 2002, según la Oficina Federal de Estadísticas. El gobierno suizo propuso este año elevar la edad jubilatoria de las mujeres de 64 a 65 años a los efectos de ponerlas a la par de los hombres. Suiza, como otros países industrializados, enfrenta un envejecimiento de la población conforme aumenta la expectativa de vida y declina la tasa de natalidad.
 
La Senior Design Factory de Zurich emplea a por lo menos 30 jubiladas que tejen sombreros, bufandas y guantes para clientes privados, según uno de sus fundadores, Benjamin Moser.
 
“La población envejece, y no hay nada que una a jóvenes y viejos”, dijo Moser, que tiene 30 años y a quien se le ocurrió la idea del proyecto junto con Debora Biffi en 2008, en el marco de una tesis en la Universidad de las Artes de Zúrich.
 
Si bien la importancia de la plataforma Rent a Rentner es difícil de evaluar, contribuirá a impulsar la participación laboral en Suiza, sobretodo en el caso de las mujeres, dijo Jan-Egbert Sturm, que dirige el Instituto Económico Suizo KOF, que tiene sede en Zúrich.