Archivo

Ofrecen bajos salarios a profesionistas calificados

07 febrero 2014 5:59 Última actualización 26 agosto 2013 5:53

[Muchos trabajadores sobrecalificados se ocupan en áreas de baja productividad. / Cuartoscuro] 


 
 
Zenyazen Flores / Axel González
 
Para un profesionista sobrecalificado la búsqueda de empleo podría ser como encontrar una aguja en un pajar.
 
 
De aproximadamente 90 mil ofertas de trabajo que hasta ayer estuvieron disponibles en el Portal de Empleo de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), 14 mil 877 (16.5 por ciento) son vacantes para nivel licenciatura, pero sólo 21 plazas (0.02 por ciento) son ofertadas para nivel de maestría y únicamente existe una plaza para un profesionista con doctorado.
 
 
El resultado de que el mercado laboral ofrezca vacantes reducidas a profesionistas con licenciatura o algún posgrado es que alrededor de 40 por ciento de ellos trabajen en ocupaciones que no corresponden con su formación, señala Rodolfo Tuirán, subsecretario de Educación Media Superior de la Secretaría de Educación Pública (SEP).
 
 
De tal manera que esos profesionistas sobrecalificados que no encuentran empleo terminan por ocuparse en áreas de baja productividad y con ingresos bajos.
 
 
Firmas de recursos humanos como Manpower, Trabajando.com y OCCMundial coinciden en que las empresas no contratan profesionistas sobrecalificados porque “salen más caros”, hasta en 50 por ciento más, que si reclutan a un técnico o un “obrero calificado”, porque tienen que pagarles un salario más prestaciones.
 
 
Margarita Chico, directora corporativa de Comunicación de Trabajando.com México, comenta que cada vez son más los jóvenes preparados con posgrados, cursos o diplomados, inclusive muchos con alguna experiencia en el extranjero; sin embargo, al estar más preparados exigen sueldos altos que el mercado no está ofertando.
 
 
Apunta que en los últimos 10 años el salario de un profesionista con sobrecalificación disminuyó alrededor de 30 por ciento, al pasar de entre 12 y 20 mil pesos (sueldo más prestaciones) a entre 8 y 15 mil pesos.
 
 
En el Portal del Empleo de la STPS se puede constatar que en la única plaza que se ofrece para nivel doctorado el salario es de 15 mil pesos y se requiere que sea titulado con un año de experiencia para trabajar en el Distrito Federal.
 
 
Mientras que para el puesto de chofer de tráiler full se ofrece un sueldo de 15 mil pesos y se requiere de primaria con 3 años de experiencia para trabajar en el estado de Zacatecas.
 
 
Si hablamos del nivel medio superior, cifras de la SEP indican que dos de cada tres jóvenes piensan que las tareas que realizaron en su primer empleo en el mercado laboral no requerían el nivel de estudios que demostraron, lo que Tuirán traduce en “inserciones precarias desde el punto de vista laboral”.
 
 
En el nivel de más calificación hay un problema semejante. Uno de cada 10 jóvenes con licenciatura o estudios de técnico superior universitario viven y/o trabajan en Estados Unidos, mientras que uno de cada tres profesionistas con doctorado formados en México o en el extranjero residen en Estados Unidos.
 
 
“Entonces tenemos la paradoja de que esos profesionistas terminan realizando su potencial en otro país, lo que tenemos que garantizar es que las empresas desarrollen los nichos para esas personas y eventualmente aprovechemos su potencial y su elevada productividad”, explicó Tuirán.
 
 
En ese sentido, Alberto de Armas, presidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Dirección de Recursos Humanos (Amedirh), sostiene que las empresas buscan competencias técnicas y eso en algunos casos es más apreciado sobre el título universitario, aunque “en el largo plazo posiblemente tengan menos posibilidades de superación (los técnicos).
 
 
Rosario Moga, líder Comercial de Manpower México, comenta que las empresas son precavidas en contratar profesionales con gran currículum, ya que “por el tema del sueldo están expuestas a que si el profesionista recibe una oferta económica más atractiva en otro lado, les van a dejar la chamba”.
 
 
Desempleo, el lastre de los más preparados
 
 
El desempleo pasa una mayor factura a las personas con mayor nivel de educación y experiencia en el país.
 
 
En julio de este año, 37 de cada 100 desempleados tenía instrucción media y superior, un alza contra las 29 que se encontraron en esta situación durante julio de 2005.
 
 
Esta situación contrasta con los desocupados con menor nivel de instrucción.
 
 
Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), muestran que 8 de cada 100 desocupados cursó menos de seis años de escuela en julio de 2013. En el mismo mes de 2005, eran 11 de cada 100 los mexicanos con primaria incompleta los que no laboraban.
 
 
La falta de experiencia laboral, no es un elemento por el que la población más preparada no tenga empleo en México.
 
 
El mes pasado, 90 de cada 100 desempleados tenían experiencia laboral, más que las 86 personas reportadas en julio de 2005.
 
 
El fenómeno detrás de un mayor desempleo entre la población más instruida se atribuye en parte a un desequilibrio entre oferta y demanda laboral, donde prevalece el personal con estudios en áreas cuya demanda laboral es escasa, según especialistas.
 
 
Según la firma de reclutamiento Manpower, en México, 43% de los empleadores enfrentan dificultad para cubrir puestos, contra el promedio global de 34%, entre otras cosas, a la falta de solicitantes y a que los mismos carecen de las competencias, técnicas o habilidades duras requeridas para el puesto.
 
 
Las posiciones más difíciles de cubrir en el país son las de operadores de producción, representantes de ventas, ingenieros, técnicos y personal de contabilidad de finanzas, de acuerdo con el estudio Escasez de Talento 2012, elaborado por la firma.
 
 
En julio la tasa de desempleo subió a 5.12% de la Población Económicamente Activa (PEA) , al abarcar a 2 millones 717 mil personas o 90 mil personas más que en el mismo mes de 2012.
 
 
Analistas del Grupo Financiero Invex, dijeron que el menor consumo interno y el estancamiento de los salarios en el primer semestre impusieron un lastre a la recuperación del empleo en ese mes.
 
 
Para Marco Oviedo, economista en jefe de Barclays, el mercado laboral descansó en el empleo informal que mantuvo un desarrollo estable pese a la desaceleración de la economía y del empleo formal.
 
 
La tasa de empleo informal fue de 60.0% de los ocupados en julio, desde la tasa de 58.3% de junio.