Archivo

OEA recomienda despenalizar la mariguana

12 febrero 2014 4:23 Última actualización 20 mayo 2013 6:11

[Cuartoscuro] Propone tribunales de drogas, reducción sustantiva de penas y rehabilitación. 


 
Roxana González García
 
La Organización de Estados Americanos (OEA) recomendó, por primera vez, despenalizar el uso de la mariguana como base de cualquier estrategia de salud pública, un tema tabú en el debate de políticas sobre drogas en América Latina, pero que ahora podría hacerse realidad ante el aumento de las voces que consideran el consumo controlado como un arma efectiva para vencer al narcotráfico.
 
"La despenalización del consumo de drogas debe considerarse en la base de cualquier estrategia de salud pública", señala la OEA en su informe El problema de las drogas en las américas, el cual recomienda avanzar hasta ese modelo mediante métodos transicionales, como los tribunales de drogas, "la reducción sustantiva de penas y la rehabilitación".
 
Indica el documento que la regulación de algunas drogas permitiría reasignar recursos para el control, hacia la prevención y el tratamiento de adictos, pero debe enfrentar riesgos implícitos como un aumento del consumo y surgimiento de nuevos mercados criminales, entre otros.
 
El Parlamento en Uruguay discute un proyecto que regularía el cultivo y la distribución de cannabis en ese país, y naciones como Guatemala, Argentina y Chile han pedido iniciar un debate regional hacia la despenalización de la mariguana.
 
En México la Cámara de Diputados y el Senado analizan las "ventajas y desventajas" de la venta y producción controlada de esta droga.
 
Otros países, como Bolivia, Panamá y Ecuador, han manifestado también su apoyo a la medida como alternativa a lo que consideran el fracaso de la lucha continental contra el narcotráfico.
 
Los tribunales de drogas, que existen en Estados Unidos y comienzan a establecerse en México y Chile, favorecen la sustitución de las penas de cárcel por un tratamiento controlado para el adicto que, según el documento, "es un enfermo crónico que no debe ser castigado".
 
Agrega que "corresponde evaluar los signos y tendencias existentes, que se inclinan a que la producción, venta y consumo de la mariguana puedan ser despenalizados o legalizados. Tarde o temprano deberán tomarse decisiones al respecto".
 
El texto desaconseja realizar "cambios drásticos y dramáticos" en las legislaciones nacionales, pero sí cree necesaria "mayor flexibilidad" por parte de los gobiernos, especialmente a la hora de "impulsar cambios en la legislación internacional".
 
Sin apoyos
 
Subraya que "nuestro informe, en cambio, no encuentra ningún apoyo significativo, en ningún país, para la despenalización o legalización del tráfico de las demás drogas ilegales".
 
Eduardo Bueno, profesor e investigador de la Universidad Iberoamericana, consideró que el informe abre por primera vez la oportunidad para iniciar un debate regional serio, sobre un tema que afecta a todo el continente y cambiaría el futuro de la región.
 
"Nunca antes una organización regional como la OEA, se había dedicado al análisis de opciones para nuevas políticas de drogas y menos aún la despenalización de ninguna droga, lo que demuestra gran avance hacia una nueva percepción sobre el problema de las drogas que era prácticamente impensable", afirmó el experto.