Archivo

Obama cancela su gira por Asia por paralización de gobierno

07 febrero 2014 3:45 Última actualización 04 octubre 2013 8:13

[El Presidente Barack Obama espera realizar la gira posteriormente. / Reuters / Archivo]   


 
 
Notimex
 

WASHINGTON.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, canceló su visita oficial a Asia como consecuencia del cierre parcial de las actividades gubernamentales por una crisis entre el Ejecutivo y el Congreso en torno al presupuesto.

En un comunicado, la Casa Blanca señaló que debido al cierre del gobierno los viajes del presidente Obama a Indonesia y Brunei han sido cancelados. El miércoles, el mandatario ya había suspendido su gira en Malasia y Brunei.

Obama en persona llamó por teléfono al presidente indonesio Susilo Bambang Yudhoyono, y al sultán de Brunei, para anunciarles que no llevaría a cabo la visita oficial a sus países.

De acuerdo con el comunicado dado a conocer en las primeras horas de este viernes, el secretario estadounidense de Estado, John Kerry, sustituirá al mandatario en el viaje a Indonesia y Brunei.

"La cancelación de este viaje es otra consecuencia de cómo los republicanos en la Cámara Baja han forzado un cierre del gobierno", explicó la administración de Obama.

"Este cierre completamente inevitable impide nuestra capacidad de crear empleos a través de la promoción de las exportaciones estadounidenses y de promover el liderazgo y los intereses de Estados Unidos en la región emergente más grande del mundo", subrayó.

Obama "espera continuar su trabajo con nuestros aliados y socios en el Asia-Pacífico y regresar a la región en una fecha posterior", puntualizó la Casa Blanca.

Este martes, el Ejecutivo federal estadounidense inició el proceso de suspensión de parte de sus actividades, después de que fracasaran en el Congreso las negociaciones para aprobar un nuevo presupuesto para el próximo año fiscal.

La última suspensión de actividades del gobierno ocurrió en diciembre y enero de 1995-1996 y se prolongó por un total de 28 días.

Se prevé que el gobierno estadounidense se quede sin recursos el 17 de octubre, a menos que el presidente Barack Obama y los miembros del Congreso alcancen un acuerdo.