Archivo

Nuevos impuestos no inhibirán inversiones: SE

07 febrero 2014 3:46 Última actualización 11 septiembre 2013 11:51

[El titular de la SE, Idelfonso Guajardo, nota preocupado al sector minero por los 'impuestos verdes' / Cuartoscuro / Archivo] 


 
 
Notimex
 
 
El titular de la Secretaría de Economía (SE), Ildefonso Guajardo, aseguró que los nuevos impuestos propuestos en la reforma hacendaria aplicables a los sectores minero y siderúrgico, así como a los dividendos bursátiles, no inhibirán la llegada de inversiones.
 

En entrevista, comentó que derivado de esta preocupación de los empresarios del sector por la iniciativa del Ejecutivo federal de gravar la productividad y utilidades derivados de esta actividad, ya se dieron algunas reuniones con representantes de la Cámara Minera.
 

"Una de las críticas que hay en la actividad minera en México es que estaba muy debajo de su nivel de contribución y no reflejaba los índices de productividad y utilidades generados, sobre todo por la explotación de metales preciosos", expresó.
 

En el marco del Tercer Congreso de la Industria Siderúrgica Mexicana, organizada por la Cámara Nacional de la Industria del Acero, reiteró que de ser aprobada dicha propuesta, así como la intención de gravar con 10 por ciento las ganancias de capital y dividendos en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), no se inhibirían las inversiones en el país.
 

El funcionario federal mencionó que en Estados Unidos el impuesto de las ganancias de capital en bolsa es de 30 por ciento y en otros países europeos de 20 por ciento, mientras que en México se iniciaría con 10 por ciento.
 

Sostuvo que este gravamen no restará competitividad al mercado bursátil mexicano y que por el contrario, el conjunto de reformas estructurales será un aliciente y otorgará confianza a los inversionistas nacionales y extranjeros.
 

En el caso de los llamados "impuestos verdes", Ildefonso Guajardo señaló que hay preocupación en la industria siderúrgica por el gravamen propuesto al uso de carbono, toda vez que ello implicaría un incremento en los costos de operación.
 

No obstante, insistió en que una de las premisas fundamentales querige a la reforma hacendaria del Ejecutivo federal es llevarla a cabo en función de los mejores comparativos internacionales.