EF RADAR
Archivo

Nueva refinería de Tula dejará de recibir dinero en abril de 2014

06 febrero 2014 6:58 Última actualización 28 noviembre 2013 16:41

 [El futuro de la refinería de Tula es incierto. / Cuartoscuro] 


 
Sergio Meana
 
 

La cuenta regresiva para la nueva refinería de Tula ya comenzó y termina en abril de 2014; luego su futuro es incierto, pues habrá decisiones que tomar, afirmó Miguel Tame Domínguez, director de Pemex Refinación.
 

"De la nueva refinería se termina la ingeniería para el mes de abril y ahí tendremos que tomar la decisión: dónde ponemos nuestro dinero, dónde es más rentable", reveló.
 
 
Para ese mismo mes, el directivo prometió que la reconfiguración de la refinería ya existente estaría lista.
 

"Vamos a tener la reconfiguración más la ingeniería del nuevo tren de refinación, básicamente la misma fecha que sería abril del próximo año, en ese momento podemos iniciar la construcción de la coquizadora en la refinería existente que me va a llevar una inversión de cuatro mil millones de dólares", indicó.
 

Como informó El FINANCIERO la tasa interno de retorno (TIR) de la nueva planta está calculada en 13.4 por ciento, mientras que la reconfiguración en 19.4 por ciento.
 

Aparte de los proyectos en Tula, la refinería de Salina Cruz también necesita una inversión de cuatro mil millones de dólares, por lo que los presupuestos de la subsidiaria están rayando en el margen. "Para hacer las tres reconfiguraciones, para hacer lo de combustibles limpios estoy en la 'rayita' del uso presupuestal", aceptó el directivo.
 

Y es que del dos por ciento del Producto Interno Bruto que recibe Petróleos Mexicanos (Pemex) como presupuesto anual, a Pemex Refinación le corresponde el 10 por ciento, una cifra cercana a los 40 mil millones de dólares.
 

"Parte de esos 40 mil millones los estoy enfocando en Salina Cruz, que es la refinería que más combustóleo produce. Está en el orden de los 100 mil barriles, entonces producir combustóleo o exportarlo es un mal negocio; hoy un barril de éste vale menos que un barril de crudo", explicó.
 

Al término del 27 Congreso Nacional de Ingeniería Civil, Tame Dominguez precisó que sobre las pérdidas que ha tenido la subsidiaria de 131 mil millones de dólares durante este año, el 60 por ciento no han sido su responsabilidad.
 

"De las pérdidas, el 62 por ciento no está en mis manos, de esas pérdidas deben de considerarse la política de precios, el no reconocimiento de los precios de importación, el subsidio a los combustibles... esas pérdidas que no están en mi mano como director".