Archivo

Nostalgia de México en "La Moderna"

01 febrero 2014 9:43 Última actualización 08 noviembre 2013 5:23

[Su fundador, Carlos Mota Aburto es uno de los mil 89 centenarios registrados en el país / El Financiero]


 
El Financiero redacción
 
 
Fue a principios de la década de los sesenta cuando una de las primeras  fotocopiadoras llegó a México, acaso la primera. Fotocopiar no era sencillo; era más bien un proceso integral de revelado. Xerox había registrado su marca en 1948 en Estados Unidos, y la llegada de un aparato de estos a nuestro país, justo a una pequeña papelería del Centro Histórico, en la calle de Donceles, reflejaba los intentos de una efervescente sociedad que anhelaba subirse al desarrollo.
 
Eran las épocas previas a la crisis del 68, a la visibilidad de México frente al mundo con los Juegos Olímpicos y a la llegada del televisor a color. México era gobernado por Adolfo López Mateos, y la pequeña papelería La Moderna, que había traído la fotocopiadora a la ciudad de México, ya llevaba más de 25 años desde que su fundador, Carlos Mota Aburto, la había inaugurado.
 
El señor Mota Aburto nació en Altotonga, Veracruz, el 10 de noviembre de 1913. Este domingo cumple cien años de vida, y se sumará así a la lista de los mil 89 individuos centenarios registrados en el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam) que viven en el DF.
 
De ellos, 321 son hombres y 768 son mujeres, de acuerdo al propio instituto. “Para mi es maravillosa la vida”, declara emocionado, mientras se dice satisfecho por el logro de haber experimentado la vida “como yo la he querido vivir, como yo la he deseado”.
 
Victoriano Huerta gobernaba México en 1913. Quien nació en ese año y vive hasta ahora ha atravesado por 26 presidentes, desde los de la Revolución hasta la era civil moderna, pasando por el Maximato. Carlos Mota Aburto emigró de Veracruz a la ciudad de México para estudiar la preparatoria y la carrera de contaduría. Previo paso por Teziutlán, Puebla, trabajó para la compañía de seguros Latinoamericana y para la Secretaría de Hacienda.
 
También “fui cajero en una fábrica de toallas en Tepeji del Río”, declara, mientras habitaba una pequeña casa en la colonia Clavería, en el Distrito Federal. En una carta enviada esta semana, el presidente municipal de Altotonga, Rubén Martínez Juárez, dice sentirse orgulloso de que “gente honrada, honesta y sencilla” de edad avanzada represente a esa comunidad veracruzana. Veracruz es el estado con mayor número de personas centenarias, con un total de 2,186.
 
Desde joven, el señor Mota Aburto mostró interés constante por leer los diarios. A pregunta expresa de EL FINANCIERO sobre las razones por las que cultivó ese hábito, responde: “Fue porque me gustaban los monitos: El Capitán y sus sobrinos; Mutt y Jeff; la Ranilla”. Ahora lee cotidianamente EL FINANCIERO. Concluye su reflexión afirmando: “Todavía tengo futuro”.