Archivo

No hay ganadores tras acuerdo fiscal: Obama

07 febrero 2014 3:43 Última actualización 17 octubre 2013 10:34

[Tras la solución de la crisis fiscal, Barack Obama afirmó que no hubo ganadores. / Reuters / Archivo ] 


 
Redacción
 
El presidente Barack Obama destacó que la crisis fiscal recién superada provocó daños innecesarios en la economía y que no hay ganadores del acuerdo alcanzado ayer.
 
El mandatario señaló que el lugar que ocupa Estados Unidos en el mundo se vio afectado por la amenaza de un default, además de que los costos de pedir prestado aumentaron y los políticos perdieron la confianza de los ciudadanos.
 
"Estados Unidos es una economía fuerte por una razón; tenemos una responsabilidad con nuestra economía, empleados y todo el mundo", señaló.
 
“La gente está harta de Washington”, afirmó Obama. “La forma en la que los negocios se llevan a cabo en esta ciudad debe cambiar”.
 
El presidente destacó que el daño a la economía aún no puede ser medido.
 
“El momento en el que la recuperación económica demanda más empleo, tenemos otra crisis autoinflingida que afecta la economía”, destacó.
 
“No había racionalidad económica para todo esto”.
 
El presidente de Estados Unidos subrayó que la creación de un presupuesto no debe ser un proceso ideológico, sino que resuelva los problemas que importan a los ciudadanos.
 
"Tenemos una oportunidad para mejorar: negociar un presupuesto responsable; porque el que tenemos durará poco.
 
“Necesitamos un presupuesto que lidie con los problemas que importen a los estadounidenses”, dijo el Mandatario en la Casa Blanca.
 
Obama destacó que el país necesita un presupuesto que impulse el crecimiento económico y que corte lo que no se necesita, pero sin eliminar puntos utilizando las ideologías como justificación, además de que se requiere cerrar lagunas legales que favorecen a las empresas y que no ayudan al avance del país.
 
Los retos que enfrenta el país son de largo plazo, dijo el presidente, como mejorar el sistema de salud y de pensiones, y es necesario enfrentarlos sin afectar a las generaciones venideras ni a quienes con su trabajo se ganaron esos beneficios.
 
Como segundo punto, Obama destacó que es necesario arreglar el sistema migratorio actual y, como tercer objetivo, pidió aprobar una ley agrícola que dé seguridad a los granjeros estadounidenses y permita el crecimiento de los productores en el mundo.