Archivo

Niegan PAN y PRI arreglos “en lo oscurito”

06 febrero 2014 7:0 Última actualización 07 noviembre 2013 5:47

[PRD se levanta de la mesa política; exige que se aclaren las versiones de una reforma energética “amarrada”. / Bloomberg] 


 
 
Rivelino Rueda / Víctor Chávez / Angelle Hernández
 
 

El PRI y PAN en el Senado de la República, diputados federales de esas bancadas y dirigentes partidistas nacionales negaron que exista un pacto preliminar o “en lo oscurito” que involucre al gobierno federal hacia una reforma energética que permitiría al gobierno federal decidir sobre el tipo de contratos en los proyectos del sector, incluidas las licencias, así como la producción y la utilidad compartidas.
 
 
Pese a esto, el coordinador del PRD, Miguel Barbosa Huerta, anunció el retiro de los senadores del sol azteca de la mesa de negociación de la reforma político-electoral hasta que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto aclare ese supuesto arreglo con el PAN.
 
 
“Esto es un agravio al Senado, porque de ser cierto se está construyendo este acuerdo no sólo fuera del Congreso, sino fuera del país”, advirtió.
 
 
La expectativa de que el PRI y el PAN habrían llegado a un acuerdo preliminar que podría darle a las empresas privadas mayor control de los contratos petroleros que el gobierno está proponiendo, generó una sobrerreacción en el sector político, sobre todo en el Senado donde se examinan las iniciativas relativas a la reforma energética.
 
 
Emilio Gamboa Patrón, líder de los senadores priistas, afirmó que, de hecho, la comisión senatorial que preside el senador David Penchyna Grub todavía no presenta una hoja de ruta concreta para el análisis y dictaminación de las iniciativas.
 

Y al preguntarle sobre si en este supuesto acuerdo con el PAN no se estaba comprometiendo nada, reiteró: “El petróleo es de los mexicanos, no vamos a privatizar, vamos a modernizar Pemex, sin duda alguna, y que esa palanca de desarrollo que es Petróleos Mexicanos se traduzca en recursos para un mayor número de mexicanos”.
 
 
A su vez, el coordinador de los senadores del PAN, Jorge Luis Preciado, aseguró que no hay acuerdos para avanzar hacia un esquema en el que se permitiría a Petróleos Mexicanos (Pemex) compartir la renta petrolera con compañías extranjeras.
 
 
Preciado, también presidente de la Junta de Coordinación Política, subrayó que ese supuesto pacto PRI-PAN para ir a una reforma que contemple utilidad y producción compartida, así como el otorgamiento de licencias por parte del gobierno federal para la explotación del petróleo, “lo dice la iniciativa del PAN”.
 
 
“No tiene que decirlo nadie, si la leímos en el pleno. En el texto dice: ‘contratos de riesgo, utilidad compartida y concesiones, o sea, no se está diciendo nada nuevo, lo que hicieron fue leer nuestra iniciativa”, sostuvo.
 
 
En el ámbito partidista, el dirigente nacional del PRI, César Camacho Quiroz, rechazó que haya llegado a una negociación con el PAN con respecto a la reforma energética; “la iniciativa del Ejecutivo no ha cambiado y es exactamente la misma”.
 
 
Indicó que el diálogo se sostiene con todas las fuerzas políticas y que esto se hace exactamente en los términos planteados por el presidente de la república que es la posibilidad de la utilidad compartida con el capital privado.
 
 
 
Aclaraciones
 

Aparte, durante un foro energético organizado por el PRD en la Cámara de Diputados, el perredista Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano criticó el eventual acuerdo entre el PRI y el PAN para la creación de la figura de las “licencias” como medio de inversión en Pemex, por considerar que con ello “se abriría la puerta a un saqueo de los recursos petroleros del país”.
 
 
Añadió: “no podría decir que esto es una situación ya confirmada, que se está abriendo la posibilidad no sólo de los contratos de utilidad compartida, sino también de los contratos de producción compartida”, precisó.
 
 
En contrasentido, Alejandro Zapata Perogordo negó “rotundamente” que haya negociaciones con el PRI previas a la discusión de la reforma energética. En entrevista con EL FINANCIERO, acusó que esta versión no solo es “una especulación temeraria”, sino que incluso, podría ser un intento por “descarrilar la reforma energética”.