Archivo

Neruda no fue envenenado, concluyen expertos

06 febrero 2014 6:58 Última actualización 08 noviembre 2013 9:51

 [Pablo Neruda falleció en una clínica de Santiago el 23 de septiembre de 1973, dos semanas después del golpe militar que llevó al poder a Augusto Pinochet./Cuartoscuro] 


 

Reuters
 
Análisis de los restos del premio Nobel de Literatura chileno Pablo Neruda no encontraron evidencias de que su muerte hace 40 años haya sido provocada por un envenenamiento durante la dictadura militar, dijo un equipo de expertos.
 
 
Hace más de dos años se inició una investigación para esclarecer las causas del fallecimiento tras denuncias del Partido Comunista, al que pertenecía Neruda, y de su ex chofer, quienes afirman que el fue envenenado y no murió de cáncer.
 
 
El informe de un equipo internacional de especialistas confirmó solamente la presencia de medicamentos usados en la época para el tratamiento del cáncer de próstata que aquejaba al escritor.
 
 
"No se ha encontrado evidencia forense alguna que permita establecer una etiología médico legal por causas no naturales en la muerte del señor Pablo Neruda", dijo Patricio Bustos, jefe del servicio forense.
 
 
El autor de "Veinte poemas de amor y una canción desesperada" falleció en una clínica de Santiago el 23 de septiembre de 1973, dos semanas después del golpe militar que llevó al poder a Augusto Pinochet.
 
 
El ex chofer del poeta, Manuel Araya, ha asegurado que el poeta recibió una inyección mortífera por parte de agentes de la dictadura que se infiltraron en la clínica.
 
 
Tras estas denuncias, la justicia ordenó la exhumación de los restos y en abril se realizaron excavaciones en uno de los patios de la casa-museo del escritor en el balneario de Isla Negra, en la costa central de Chile, donde el popular poeta escribió alguno de sus versos más famosos.
 
 
Las muestras de los restos de Neruda fueron analizadas por laboratorios dentro y fuera del país.
 
 
Durante esta semana, los especialistas chilenos y extranjeros a quienes se les encargó el peritaje se reunieron en la capital para entregar las conclusiones al juez a cargo de la investigación.
 
 
Bajo la dictadura de Pinochet, que se extendió entre 1973 y 1990, unas 3 mil personas murieron o fueron desaparecidas y otras 28 mil fueron torturadas, incluida ex mandataria y actual candidata a la presidencia, Michelle Bachelet.