Archivo

Negocio ‘electrizante’, anticipan para empresas

07 febrero 2014 5:56 Última actualización 14 agosto 2013 6:31

[Juan Rebolledo, vicepresidente de Grupo México (centro) / Cuartoscuro] 


 
 
Sergio Meana y Axel Sánchez
 
 

Una de las mayores oportunidades que presenta la reforma energética del Ejecutivo federal para las empresas estará en la posibilidad de vender el excedente de capacidad eléctrica que generan de manera independiente, coincidieron especialistas y directivos.
 
 

Si se aprueba la reforma propuesta por Enrique Peña Nieto, las empresas que actualmente producen su propia electricidad podrían venderla a precios de mercado a terceros.
 
 
Grupo México es uno de los interesados, según lo comentó Juan Rebolledo Gout, vicepresidente de Relaciones Internacionales de la empresa.
 
 
Actualmente, el productor de cobre invierte 540 millones de dólares en dos plantas de cogeneración eléctrica con tecnología de Siemens, además de una planta eólica en Oaxaca con un costo de 150 millones, proyectos que serán utilizados para reducir los gastos en energía del grupo.
 
 

Sin embargo, Rebolledo Grout dijo que las nuevas inversiones dependerán de cómo quedará la reforma energética final, pues aún falta detallar los cambios a la Constitución y la modificación a las normas del sector.
 
 

“La propuesta del Presidente es atractiva y nos gustaría participar, pero debemos conocer a detalle sus límites y cómo quedarán las leyes secundarias”, abundó.
 
 

George Baker, director general del sitio energia.com, con base en Houston, explicó a EL FINANCIERO que darle oportunidad a empresas privadas de vender a precios de mercado la capacidad instalada adicional podría cambiar el modelo de negocio de empresas como Alfa y Vitro.
 
 

“La apertura del sector eléctrico podría ser más importante que la cuestión del upstream (exploración y producción de hidrocarburos), porque si el gobierno logra abrir el sector eléctrico para comercio al mayoreo, permite que Alfa venda electricidad a Vitro en un comercio abierto con precios negociados entre los dos; es decir, habrá posibilidad de que los auto abastecedores vendan su producción extra”, previó Baker.
 
 

Ante este esquema existen tres implicaciones directas: una disminución en los precios, mayor confiabilidad de la electricidad y mayor capacidad de generación, enlistó Santiago García, director de Macquarie para América Latina, firma dedicada al levantamiento de capital para empresas del sector energético.
 
 
“Lo que entendemos de la reforma es que se permitirá que la generación pueda ser realizada abiertamente por la iniciativa privada. Si es así y se aprueba por parte del Congreso, se fomentará la producción de más electricidad, que haya mayor confiabilidad, es decir, menos cortes eléctricos y en el largo plazo una disminución en las tarifas”, indicó García.
 
 

Cintia Angulo, directora de Alstom México, coincidió en que es necesario reducir las tarifas de la energía, pues en Estados Unidos son 25% más bajas, por lo que es indispensable modernizar el sistema en general.
 
 

“Tenemos una CFE que ya no puede subir las tarifas a pesar de su deterioro financiero porque no sería competitivo”, puntualizó Angulo.