Archivo

Necesario, establecer reglas de juego claras: OIT

06 febrero 2014 3:35 Última actualización 07 enero 2014 5:2

  [Mejorar el salario y disminuir la informalidad y el desempleo juvenil, los mayores retos para 2014, estima el director de la OIT para México, Thomas Wissing / El Financiero]


 
 
 
Zenyazen Flores
 
Para que el paquete de reformas realizadas en 2013 impacte en la creación de empleos, deberán establecerse “reglas del juego” claras que den certidumbre jurídica a los inversionistas y a trabajadores en cuanto a garantizar sus derechos laborales, aseguró Thomas Wissing, director de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para México y Cuba.
 
Si se consigue una reglamentación secundaria de las reformas energética y hacendaria que den certeza a los inversionistas para depositar sus capitales en el país, estimó que habrá mayor consumo, crecimiento de las empresas y generación de empleo que podría palparse en el mediano plazo.
 
En entrevista con EL FINANCIERO, consideró que uno de los grandes retos en los siguientes años es articular la inversión que aterrice en el país, como parte de las reformas, con mayor productividad, innovación laboral y capacitación para los trabajadores, a fin de potencializar las cadenas de valor y de producción a nivel nacional.
 
El representante de la OIT en México señaló que para 2014 los mayores retos del país son mejorar el salario y disminuir la informalidad y el desempleo juvenil, así como entrar en una nueva etapa de la aplicación de la reforma laboral para que desarrolle su potencial.
 
¿Qué impacto tendrá en el empleo este paquete de reformas económicas que se cerró con la reforma energética?
 
En su conjunto las reformas van a tener un efecto positivo en el empleo. Hay estimaciones, que son del gobierno, que calculan que a partir de 2015 podemos ver un crecimiento adicional de 300 mil empleos por año más allá de los que de todos modos se crearían.
 
Las reformas energética y financiera pueden tener un impacto positivo en el empleo en el mediano plazo, pero ese impacto depende sin duda de las leyes secundarias que establecerán las reglas del juego y que darán certidumbre jurídica a inversionistas y trabajadores.
 
¿Qué tipo de empleo se generaría con estas reformas?
 
Si se logra aumentar la producción del petróleo y su exploración con la reforma energética, se tendrá un impacto de generación de empleo directo y en toda la cadena de la industria petrolera.
 
Si pensamos en la reforma financiera, si se logra que más empresas medianas y pequeñas tengan acceso al crédito y puedan aumentar su volumen de producción y entrar en nuevos mercados eso también va a tener efecto positivo en el empleo. Las reformas educativa, laboral y fiscal tienen elementos que también podrían coadyuvar a la generación de empleo.
 
¿Qué tanto la reforma laboral está pasando a segundo plano porque ahora los empresarios le apuestan a las reformas energética y fiscal?
 
Cada reforma tiene su propia lógica y en su conjunto pueden tener un efecto catalizador o multiplicador, pero para hacer efectivo el potencial que las reformas tienen y para evitar cualquier abuso, se necesita que gobierno, empresas y trabajadores revisen y analicen los obstáculos que pudieran tener en la aplicación de las reformas en la práctica para permitir el impacto positivo.
 
Wissing comentó que se espera que en 2014 nuestro país crezca entre 3.1 y 3.5 por ciento de acuerdo con diversos pronósticos de organismos internacionales, lo que permitirá reducir el nivel de informalidad que en 2013 cerró con un nivel de 50.1 por ciento, aunque afirmó que prevalecen retos en materia laboral como el salario, productividad y desempleo juvenil.
 
¿Cuáles son los retos que enfrenta el país en materia laboral en 2014?
 
El país sigue teniendo un gran reto en el tema salarial. Los salarios mínimos han crecido en términos reales más o menos 1.4 por ciento, que es abajo del promedio regional y abajo del nivel de años anteriores, el salario real sigue estando prácticamente estancado. Por eso una de las medidas importantes es el fomento de la productividad laboral para elevar los salarios.
 
Añadió que otro reto es el tema del desempleo juvenil que, aunque no ha aumentado, sigue en una tasa de 9.5 por ciento que es una cifra alta que implica jóvenes sin empleo que quieren incorporarse al mercado de trabajo en condiciones formales y con acceso a seguridad social.