Archivo

NBA en México, costoso enceste

06 febrero 2014 7:15 Última actualización 04 diciembre 2013 5:30

 [Los mexicanos rompen la alcancía para deleitarse esta noche con Timberwolves y Spurs / Bloomberg]


 
 
Nancy González Gea
 
Ninguna queja, nada de inconformidad, mucho menos descontento muestran los jugadores de Timberwolves de Minnesota y Spurs de San Antonio por salir de Estados Unidos y tener que enfrentarse esta noche en México, como parte del programa NBA Global, pues son profesionales y están preparados para todo.



Al menos esta garantía tendrán los aficionados que asistan a la Arena Ciudad de México, porque pagaron bastante por ver un espectáculo de primer nivel y aunque Timberwolves no está en su mejor momento, el encuentro debe desquitar el alto costo del boleto, mucho mayor que en una arena estadounidense.
 
Quienes compraron boletos en cancha pagaron entre cuatro mil 793 y 6 mil 709 pesos, mientras que en la casa de Spurs, el AT&T Center, un partido contra Wolves está cotizado entre 276 y 305 dólares, es decir, tres mil 767 y cuatro mil 163 pesos al tipo de cambio más alto en el presente año.
 

Las entradas más económicas en el encuentro en México tienen un costo de 192 pesos y en San Antonio, su precio es de 11 dólares, aproximadamente 150 pesos.
 

Integrantes de ambos equipos atendieron a la prensa durante sus entrenamientos de reconocimiento a la duela para el partido número 21 del basquetbol profesional estadounidense en tierras mexicanas, pero apenas el segundo de temporada regular.
 

José Juan Barea, armador puertorriqueño de Timberwolves, aseguró que un encuentro fuera de Estados Unidos rompe el ritmo de competencia, pero “tenemos que adaptarnos a todo y lo vemos como una oportunidad para cambiar de ambiente, que le va bien al equipo, para salir de la rutina”.
 
Objetivo: ganar

Su compañero Kevin Martin, señaló que el viaje desde Minnesota no supone ningún problema, pues “tenemos que viajar continuamente, es común que tengamos que atravesar el país para jugar como visitantes, así que no hay diferencia. Los preparadores hacen un plan para nosotros para tener el descanso necesario, el entrenamiento correcto, todo está planeado para que no nos afecte”.
 
Más contundente fue el entrenador de Spurs, Gregg Popovich, quien aseguró que los equipos de la NBA tienen “de cuatro a seis juegos por semana, viajamos al menos a dos o tres de ellos, entrenamos diario, así que no hay cambio. Para nosotros es un viaje corto, además, los jugadores son profesionales, están entrenados para aguantar eso y más. Lo importante aquí es que nadie pierde el enfoque sobre el triunfo. Venimos a hacer lo mejor para obtener el triunfo, respetamos al rival, pero el objetivo es ganar, lo demás es secundario”.
 

Otras estrellas como Manú Ginóbili y Tim Duncan de San Antonio, así como Ricky Rubio de Minnesota, coincidieron con Popovich y en todos se oyeron las mismas palabras: “somos profesionales, no hay problema”.
 

Asimismo, todos tuvieron elogios para la arena. “Es como estar en casa. Luce muy bien, tiene todas las comodidades. Eso es lo único que debe importarnos, porque lo mejor es estar cerca de los aficionados latinos. El viaje es rutinario”, concluyó Ginóbili.