Archivo

Mientras haya mercado, habrá drogas: Jones

07 febrero 2014 5:55 Última actualización 11 julio 2013 6:4

[Cuartoscuro]


 
 
 
Roxana González García
 

Mientras exista un mercado, habrá producción y tráfico de sustancias ilícitas, afirmó James Jones, exembajador de Estados Unidos en México, durante su participación en el debate sobre la legalización de las drogas.
 
“Hace mucho tiempo que se ha estado hablando de esto, la verdad es que hay un mercado, las drogas cuestan lo que cuestan aquí y va a seguir influyendo; no hay forma y todos saben eso. El problema es si eres responsable como gobierno”, dijo.
 

Por su parte, Jorge Tello, secretario ejecutivo del Sistema de Seguridad Nacional, en el foro de Bloomberg y EL FINANCIERO en Nueva York, aseguró que la legalización de las drogas no sería en este momento la mejor estrategia de México contra el narcotráfico y el crimen organizado, sino la aplicación de la justicia sobre éstas.
 

“Aunque México debe contemplar un debate serio sobre la despenalización de la mariguana, también debe tomar en cuenta que esto no será la panacea, ya que existen problemas y debilidades por la corrupción, además de la inseguridad”, dijo a su vez Maureen Meyer, de la Oficina de Washington para América Latina (WOLA).
 
Y aunque se despenalice —añadió— sólo sería una pequeña parte del problema, por lo que legalizar no es la solución.
 

Al participar en la mesa La frontera entre Estados Unidos y México, los tres coincidieron en que a pesar de que la actual estrategia contra las drogas no dista mucho de la que aplicó Felipe Calderón Hinojosa, al final tendrá mejores resultados.
 
“El enfoque de Enrique Peña Nieto es muy parecido al de Calderón, pero creo que este gobierno puede lograr más apoyo público en sus esfuerzos para detener las mafias en la frontera, porque está impulsado por el desarrollo económico y esa es la parte principal para alcanzar un mejor México. Será un proceso largo, pero al final tendrá éxito”, dijo Jones.
 
El ex representante de la Casa Blanca en nuestro país en 1993–97 se pronunció además porque México mantenga el nivel de cooperación con Washington, que se obtuvo con Calderón a través de la Iniciativa Mérida.
 
Sin embargo, reconoció que a su país le preocupa que México relaje el combate antidrogas.