Archivo

Mientras China luce más brillo, Brasil se ve más opaco

06 febrero 2014 7:1 Última actualización 24 noviembre 2013 5:1

 [El vicepresidente de Brasil, Michel Temer, se reunió recientemente con el presidente de China, Xi Jinping. /Reuters]    


 
Bloomberg
 
Brasil se está transformando en el deudor con menor solvencia crediticia en relación a China en casi cinco años conforme su crecimiento económico tambaleante y sus finanzas deterioradas alarman a los operadores de permutas.
 
La semana pasada costaba 1.34 puntos porcentuales más proteger la deuda de Brasil contra un impago que los bonos chinos utilizando permutas de incumplimiento crediticio, el nivel más alto desde mayo de 2009 y comparable con 0.78 puntos porcentuales un mes atrás.
 
Las permutas a cinco años de Brasil treparon 0.5 puntos porcentuales en el último mes, el nivel más alto entre sus pares BRIC, China, Rusia e India -hasta 2.01 puntos porcentuales-, muestran datos recopilados por Bloomberg.
 
Mientras China está proponiendo el plan más amplio de reformas económicas desde los años 90 para activar el crecimiento en el mayor mercado emergente del mundo, Brasil se debate por contener un déficit fiscal que ha crecido hasta un máximo en cuatro años y por reactivar el crecimiento.
 
Brasil es el único país BRIC cuya expansión económica se frenará el año próximo, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).
 
“Los factores económicos del país se han deteriorado en forma muy significativa en Brasil”, dijo Benoit Anne, responsable de estrategia de mercados emergentes en Société Générale SA, en una entrevista desde Londres.
 
“China está haciendo la jugada correcta al asumir semejante impulso de reforma. Desearía poder verlo en Brasil”, añadió.
 
El Ministerio de Finanzas de Brasil no respondió a una solicitud de comentarios acerca del aumento de sus permutas por incumplimiento.
 

Perspectiva de crecimiento



La economía más grande de América Latina crecerá 2.2 por ciento en 2014 después de haber crecido 2.5 por ciento este año, según las estimaciones de la OCDE publicadas el 19 de noviembre. En comparación, China crecerá 7.7 por ciento este año y 8.2 por ciento en 2014.
 
El déficit presupuestario nacional se amplió hasta 3.3 por ciento del producto interno bruto en septiembre, el mayor desde 2009, lo cual alimenta las versiones de que Brasil podría ver rebajada su calificación crediticia.
 
Standard Poor’s y Moody’s Investors Service bajaron sus perspectivas para la calificación de Brasil este año, mencionando los niveles de deuda en alza. El país tiene una calificación Baa2 de Moody’s, el segundo nivel más bajo de inversión, y BBB, la nota equivalente de S&P.
 
“Brasil tuvo la posibilidad de crecer por encima de 3 por ciento durante largo tiempo”, señaló en una entrevista telefónica desde Nueva York Paulo Vieira da Cunha, quien integró el consejo directivo del banco central desde 2006 hasta 2008 y que actualmente es socio de Tandem Global Management LP. “Lo que hubo fueron macro-políticas constantemente malas durante un periodo inusualmente largo”.
 
Dijo que la creciente intervención gubernamental ha perjudicado a la economía brasileña.
 
China, el mayor socio comercial de Brasil, se comprometió a permitir más inversión privada en los sectores controlados por el Estado en tanto las parejas pueden tener dos hijos si alguno de los padres es hijo único, según una decisión del Partido Comunista publicada por la agencia oficial de noticias Xinhua el 15 de noviembre.
 
Las reformas del presidente Xi Jinping apuntan a dar una mayor influencia a las fuerzas del mercado y a relajar los controles gubernamentales.