Archivo

México reduce brecha de género en 2013; ocupa lugar 68 en el mundo

07 febrero 2014 3:41 Última actualización 25 octubre 2013 5:15

[De los países de América Latina, México se ubicó por debajo de Nicaragua, Ecuador, Jamaica y Brasil / Cuartoscuro]


 
Diego Elías García
 

En 2013 México subió 16 posiciones, que lo colocaron en el número 68 en la octava edición del índice de brecha de género que publica el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés).
 

El reporte señala que 70 por ciento de la brecha de género en América Latina y el Caribe se ha cerrado, debido a que la región registró la mayor mejoría mundial en el año. Esto obedece al progreso logrado hacia una mayor paridad en materia de igualdad económica y de participación política.
 

De los 136 países clasificados, el informe catalogó a Islandia como el país de mayor equidad del mundo por quinto año consecutivo; seguido de Finlandia, Noruega y Suecia, que han cerrado ahora más de 80 por ciento su brecha de género.
 

Alemania se ubicó en el sitio 14, por lo que va a la cabeza de las economías del G20, aunque bajó una posición desde 2012. De los países que integran las BRICS, Sudáfrica obtuvo la más alta clasificación, en el lugar 17.
 

De los países de América Latina, México se ubicó por debajo de Nicaragua, Ecuador, Jamaica y Brasil.
 

Es importante mencionar que este estudio clasifica a las naciones conforme a su capacidad de cerrar la brecha de género en cuatro esferas clave: salud y supervivencia; logros educativos; participación política, e igualdad económica.
 

Se determinó que a nivel mundial se ha cerrado 96 por ciento de la brecha en materia de salud y supervivencia en 2013. Además, es el único de los cuatro pilares que se ha ampliado desde que el informe se preparó por primera vez en 2006.
 

Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial, declaró que “es necesario que los países comiencen a pensar en el capital humano de una manera muy diferente, incluso el modo en que incorporan a las mujeres en funciones de liderazgo. Este cambio de mentalidad y de práctica no es una meta futura, sino una necesidad actual”.