Archivo

México desaprovecha turismo secular religioso

12 febrero 2014 5:2 Última actualización 25 marzo 2013 8:6

[Catedral de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, en el Estado de México. Foto: Cuartoscuro] Acervo cultural de arte sacro en conventos e iglesias tiene poca difusión. 


 
Claudia Alcántara
 
Chapadas en oro, se dispersan en el techo las ramas del árbol genealógico de Santo Domingo de Guzmán -en el templo que lleva su nombre en la ciudad de Oaxaca-, así como 36 pinturas que representan pasajes del antiguo testamento, y escenas de la vida de Cristo y la Virgen María, obras de arte barroco mexicano.
 
Al norte de nuestro país, en una pequeña localidad llamada Pinos en Zacatecas, está el Museo de Arte Sacro -de la Parroquia de San Matías-, con piezas únicas como la Virgen de la Luz, de Gabriel José de Ovalle, y la Santísima Trinidad, de Miguel Cabrera (creador del Retrato de Sor Juana), un cuadro prohibido durante mucho tiempo por resultar confuso a los fieles.
 
Ciudades y pequeñas poblaciones de nuestro país cuentan con un gran acervo cultural de arte sacro en iglesias, conventos, misiones y museos ex profeso que, sin embargo, pasan inadvertidas ante la poca difusión y la falta de una estrategia nacional o local para atraer al turismo secular o religioso que contemple arte sacro, aseguran participantes del sector turístico.
 
Según el estudio Dimensionamiento del Turismo Espiritual en México de la Secretaría de Turismo (Sectur), el turismo religioso o espiritual, como también se le conoce, tiene como motivación dos vertientes: la religiosa y la de reflexión.
 
La vertiente religiosa, a su vez, se divide en 3:el peregrino, el cual tiene una motivación de fe, es decir, sale de su lugar de origen, se traslada a un templo donde haya una imagen de adoración, cumple una manda o promesa autoimpuesta, y regresa a su casaEl segundo es el denominado religioso 'per se', que también es un peregrino pero pernocta y realiza otras actividades, generando un mayor gasto. Busca servicios y una estancia placentera.El tercero es el turista secular, que no tiene una motivación mística o religiosa al visitar un lugar de culto, sino que acude atraído por un deseo de tipo cultural, histórico o social.
 
En cambio, el turismo de reflexión es el enfocado a buscar la paz interior, el misticismo y la tranquilidad en un ambiente de quietud.
 

[Elaboración propia]
 
 
Más derrama
 
 
De la segmentación anterior, el turista secular o de arte sacro es el que genera una mayor derrama económica, indicó el secretario de Turismo del Distrito Federal, Miguel Torruco Marqués.
 
Añadió que el peregrino llega por diferentes medios, se hospeda con familiares o incluso al aire libre, y genera un gasto mínimo. En cambio, el secular que llega a una ciudad tiene un plan cultural, reserva hospedaje y genera un gasto que puede ir de los 750 a los 1,000 dólares por estancia.
 
El funcionario señaló que hay estimaciones que indican que en fechas como el 12 de diciembre se mueven entre 15 y 20 millones de peregrinos, pero se desconoce cuántos turistas podrían llegar con una motivación cultural para observar arte sacro. El gobierno del Distrito Federal, informó, está ajustando sus estadísticas para poder atacar al segmento secular.
 
De acuerdo con datos de la Secretaría de Turismo (Sectur) federal a nuestro país llegan 34 millones de connacionales a templos religioso lo que deja una derrama económica anual de 10,200 millones de pesos, de ellos, sólo un aproximado de 225,000 son extranjeros, que podrían considerarse dentro del turismo religioso o secular.
 
El director de productos turísticos de la Secretaría de Desarrollo Turístico de Guanajuato, Guillermo García Martínez, reconoció que el turismo religioso -en sus diferentes vertientes- es un tema que no se ha sabido aprovechar en nuestro país.
 
Aseguró que la Secretaría de Turismo (Sectur) tiene programas definidos para este segmento, pero siguen en análisis, no tiene fechas de implementación.
 
Consideró que la Sectur ya tiene estudios definidos sobre la importancia y el volumen aproximado de turistas que llegan a nuestro país por ese motivo, pero falta a escala nacional contar con rutas entre estados.
 
El funcionario anticipó que en el ámbito local están definiendo una ruta que partiría de Querétaro a Guanajuato y Jalisco, y recorrería el Santuario de Nuestra Señora de Schoenstatt en Corregidora, Querétaro; el Santuario de Atotonilco y el Cerro del Cubilete en Guanajuato, y el templo de la Virgen de Zapopan en Jalisco.
 
En el plano estatal, indicó, 2.3% de los visitantes que recibieron se relacionó con motivos religiosos, los cuales representan 450,000 personas y generaron una derrama económica de más de 8,690 millones de pesos. Ahora esperarían potencializar estos números.
 
Detalló que de las 450,000 personas17% se hospedó en hotel (con un gasto de 1,708 pesos por persona por viaje)16% con familiares (con gasto de 676 pesos)el resto fueron excursionistas sin pernocta (con gasto de 745 pesos).
 
Guanajuato
 
Fernando Olivera Rocha, secretario de Desarrollo Turístico de Guanajuato, indicó que con esta ruta entre tres entidades, esperan atraer al turismo religioso más que al peregrino, "que se da de manera natural"; dijo que ya han hecho enlaces con touroperadores brasileños de turismo religioso, y con el touroperador italiano Opera Romana, para tener el producto completo.
 
A su vez, el secretario de Turismo de Oaxaca, José Zorrilla de San Martín Diego, reconoció que el turismo religioso que llega al santuario de la Virgen de Juquila en el estado, genera mayor flujo turístico en comparación con Oaxaca ciudad; sin embargo, Juquila no cuenta con una adecuada infraestructura para recibir a esta gente.
 
Consideró que el arte sacro es un complemento más de la oferta de Oaxaca, pero que el turismo secular es un nicho de mercado potencial para agentes de viajes y touroperadores y para el estado.
 
Guillermo García Martínez refirió que uno de los grandes frenos para que repunte el turismo que contempla el arte sacro, son las facilidades que dan los párrocos en el acceso a los templos, así como el seguimiento de normas por parte de los turistas. Algunos lugares, dijo, no permiten el acceso durante la celebración de misas o prohíben el acceso en shorts o escotes, temas a analizar para poder emprender la promoción.