Archivo

México avanza lento en motocicletas

01 febrero 2014 9:27 Última actualización 09 diciembre 2013 5:3

 [El sector crece poco por falta de incentivos y educación vial: expertos / Bloomberg] 


 
 
Axel Sánchez
 
 
La industria de motocicletas avanza lento en México, pese a la concentración de algunas de las principales ciudades y a que naciones emergentes como Brasil, China o India, con necesidades de movilidad similares a las del país, han posicionado a este medio de transporte como uno de los más importantes.
 
 
Los especialistas atribuyen el bajo desarrollo del mercado de motos en México a la falta de educación vial y a que no hay incentivos gubernamentales para que los consumidores prefieran este transporte por encima de otros como el automóvil.
 
 
El año pasado, se vendieron en México 573 mil motos, un cantidad casi tres veces menor a la de Brasil, donde se comercializaron un millón 625 mil, es decir, 4 por ciento de la demanda global de estos vehículos.
 
 
Sin embargo, la firma de análisis Research and Markets considera que México tiene un potencial para colocar hasta 800 mil unidades por año en el mercado.
 
 
Según esta misma compañía, el mercado de motocicletas en México tiene un valor de mil 952 millones de dólares, donde 70 por ciento del mercado es controlado por Italika, la marca propiedad de Grupo Salinas.
 
 
En 2012, esta empresa colocó 350 mil unidades en México, Guatemala, Honduras, Perú y Brasil; todas fabricadas en su planta de Toluca. Esta cifra representó un aumento de 16 por ciento respecto a lo registrado un año antes.
 
Por el cilindraje de la mayoría de sus unidades (que va desde los 50 hasta los 400 centímetros cúbico), buena parte de éstas son adquiridas por negocios de repartición, los cuales son los que han mantenido a la industria con un ligero crecimiento en términos de ventas. Entre 2008 y 2013 la comercialización de motos en México creció apenas 8.8 por ciento, según datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).
 
 
 
Desalienta inversiones
 
 
Fausto Cuevas, director de la división de motos de la AMIA, explicó que la falta de desarrollo del mercado nacional provoca que las productoras no se interesen en asentar plantas en el país, pues prefieren seguir importando las unidades de Europa o China.
 
 
“El negocio existe en México debido a que tenemos prácticamente todas las marcas; el tema es hacer que el mercado crezca y sea atractivo”, explicó.
 
 
Tampoco ha resultado rentable producir para exportar. Cuevas platicó que Honda inició hace más de cinco años la producción de motos en su planta de Jalisco para el mercado de Estados Unidos, pero al no resultar rentable, dejaron de mandar unidades.
 
“Bombardier Recreational Products (BRP) también es un ejemplo de producción de motos en México al contar con dos plantas en el país, pero son acuáticas y exclusivamente para exportar a Canadá y Estados Unidos”, detalló.
 
 
Michel Goudet, gerente de BMW Motorrad en México, comentó que el tamaño de la economía del país, junto con su densidad poblacional, dan para vender más motos de las que actualmente se registran, “pero seguimos por debajo de la estadística”.
 
Para la empresa alemana no resulta atractivo México como un lugar para colocar una planta. “Creo que se debe aprovechar el crecimiento de la industria automotriz para impulsar este sector también”, expuso Goudet.
 
Además de las ciudades grandes como el Distrito Federal y Guadalajara, hay otras que resultan interesantes como Puebla, Veracruz, Culiacán, Mérida y Cancún, “que no son grandes, pero son proporcionalmente atrayentes”.
 
 
 
Educación vial, el primer paso
 
 
Ángel Martínez, director del Centro de Experimentación y Seguridad Vial, indicó que el año pasado se reportaron 35 mil accidentes de motoy 872 decesos por esta causa en México, lo cual representó 20 por ciento más que en 2011 y 78.6 por ciento más que en 2006.
 
“El estado de Guanajuato reporta una utilización de casco de 99 por ciento de los usuarios de motocicleta, siendo solo cinco estados los que reportan este dato”, expresó.
 
Por esta razón, empresas como Italika, Honda y BMW han iniciado la promoción de escuelas de manejo de motocicleta como un incentivo para los usuarios que gustan de este transporte, pero que lo consideran riesgoso.
 
 
Goudet, de BMW, dijo que sus cursos siempre se llenan, a pesar de que tienen un costo. “Esto es parte de lo que hacemos en educación al usuario”, apuntó.